1. Página de inicio
  2. Política
  3. Salud pública

Eliminación de medidas contra el Covid-19 en Alberta y Saskatchewan es "un serio error"

La doctora Deena Hinshaw, jefa médica de salud de Alberta, habla a la prensa.

La doctora Deena Hinshaw, jefa médica de Salud de Alberta, anunció el 28 de julio que los albertenses que den positivo en la prueba del Covid-19 ya no tendrán que aislarse.

Foto: Government of Alberta / Chris Schwarz

RCI

Saskatchewan y Alberta son los únicos lugares en América del Norte que están tomando estas medidas.

Según los expertos en salud pública en Canadá, deshacerse de las restricciones y protocolos provinciales de protección ante el Covid-19 es un error en este momento.

La provincia de Saskatchewan fue la primera provincia canadiense en levantar todas las restricciones de salud pública el mes pasado, mientras que Alberta tiene previsto eliminarlas gradualmente para mediados de agosto.

Sin embargo, ninguna de las dos provincias ha alcanzado la inmunidad colectiva. Además, la medida envía a la población el mensaje de que la pandemia ha terminado, a pesar de que los niños no están vacunados y que los datos muestran que la variante delta se está extendiendo entre las personas vacunadas en otras jurisdicciones, dicen los expertos.

Es un serio error en este momento, dijo el doctor Ali Mokdad, profesor y jefe de estrategia de salud de la población en la Universidad de Washington.

La provincia de Saskatchewan, en la región de las praderas canadienses, levantó todas las normas de salud pública el pasado 11 de julio. El primer ministro provincial, Scott Moe, apostó por las vacunas, afirmando que su gobierno no quiere controlar la propagación del nuevo coronavirus mediante regulaciones gubernamentales.

El ministro de Salud de Saskatchewan, quien dio positivo en la prueba de contagio del Covid-19, pero que pese a ello, respaldó la medida y ha instado a la población a asumir la responsabilidad de su autoaislamiento.

El gobierno conservador de la provincia de Alberta levantó también la mayoría de sus medidas de protección de la salud pública el pasado 1 de julio. Desde entonces, los casos de Covid-19 han aumentado y el valor R, que es el número de personas que pueden ser contagiadas por una sola persona infectada, ha superado el pico registrado durante la tercera ola.

La semana pasada, la doctora Deena Hinshaw, jefa médica de Salud de Alberta, anunció que la provincia tiene previsto eliminar progresivamente las normas de protección de la salud contra el Covid-19 antes del 16 de agosto, a fin de que el sistema de salud pueda prepararse para la gripe y otras enfermedades transmisibles en otoño.

La suspensión de medidas sanitarias comenzó el 29 de julio. Alberta ahora solamente recomienda hacer la cuarentena, en lugar de que sea obligatoria, para los contactos cercanos de un caso positivo. En una transferencia de las responsabilidades del gobierno a los individuos, ahora son las las personas que den positivo al Covid-19 las que tienen que notificar a los contactos cercanos, en lugar de ser tarea de los rastreadores de contactos que trabajan para la salud pública.

La cuarentena puede ser necesaria en algunas situaciones de alto riesgo o para la gestión de un brote. Los rastreadores de contactos y la gestión de los brotes se concentrarán en las situaciones de alto riesgo, mientras que los brotes comunitarios se abordarán según sea necesario.

Alberta tampoco recomienda realizar pruebas a los contactos cercanos asintomáticos. La orden de usar mascarillas en los centros de cuidados intensivos y continuos, así como en el transporte público, los taxis y los vehículos de transporte compartido continúa en vigor.

Saskatchewan y Alberta son los únicos lugares en América del Norte que están tomando estas medidas en este momento, dijo Mokdad.

Los responsables de la toma de decisiones que estudian la reapertura total de las actividades deberían considerar cómo mejorar la ventilación de los edificios, ya que el nuevo coronavirus se transmite por el aire, dijo Mario Possamai, un investigador del síndrome respiratorio agudo severo que trabajó en varios informes e investigaciones relacionados con el Covid-19.

Las precauciones aplicadas para evitar la transmisión por el aire han sido eficaces para controlar la propagación del virus, y esos esfuerzos deben concentrarse en los entornos de alto riesgo y en garantizar que las personas que trabajan en ellos dispongan de respiradores adecuados, dijo el investigador.

Si se hace esto, se tiene una mejor oportunidad de reabrir con seguridad, dijo Possamai, añadiendo que los costos de mejorar un sistema de ventilación son menores a lo que costaría un cierre.

Nazeem Muhajarine.

Nazeem Muhajarine, profesor de salud comunitaria y epidemiología en la Universidad de Saskatchewan.

Foto: Université de la Saskatchewan

Todavía no se ha alcanzado la inmunidad colectiva

El doctor Nazeem Muhajarine quedó sorprendido al escuchar la semana pasada el anuncio de los planes de la doctora Deena Hinshaw, jefa médica de Salud de Alberta.

Es prematuro, dijo Muhajarine, profesor de salud comunitaria y epidemiología en la Universidad de Saskatchewan.

No hemos alcanzado el nivel de inmunidad colectiva que queremos ver antes de poder pensar en una situación endémica.
Nazeem Muhajarine, profesor en la Universidad de Saskatchewan.

Según Mokdad y Muhajarine, para conseguir la inmunidad colectiva, más del 80% de la población tiene que ser inmune al Covid-19, ya sea mediante la vacunación o por haber sufrido y sobrevivido la enfermedad.

Las vacunas contra el Covid-19 han sido aprobadas en Canadá para las personas de más de 12 años, por lo que la mayoría de los niños aún no pueden estar protegidos con una vacuna.

Hasta el 30 de julio, alrededor del 65% de los albertenses elegibles había recibido las dos dosis de la vacuna contra la pandemia. En Saskatchewan, sólo el 63% de las personas que cumplen los requisitos recibió las dos dosis.

Alrededor del 5% de la población de Alberta, incluyendo niños, ha contraído el Covid-19, mientras que algo más del 4% de la población de Saskatchewan ha dado positivo a la enfermedad, según datos provinciales.

Ninguna de las dos provincias está cerca del umbral de inmunidad colectiva

En algún momento, la sociedad tendrá que aprender a convivir con el Covid-19. Pero las evidencias muestran que este no es el momento de llevar a cabo los cambios de políticas sanitarias que se han visto en Saskatchewan y que se planean en Alberta, dijo Muhajarine.

Parte de la preocupación se debe a que las variantes del nuevo coronavirus, incluyendo la variante delta, son más transmisibles, y las personas vacunadas están contrayendo esas cepas del virus en lugares como Estados Unidos y el Reino Unido, dijo Mokdad.

Como resultado de esa situación, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU., por ejemplo, han cambiado sus mensajes destinados a las personas vacunadas. Ahora se aconseja a las personas totalmente vacunadas en contextos de alta presencia del Covid-19 que lleven máscaras cuando estén en lugares públicos, ya que podrían propagar el nuevo coronavirus.

Las personas vacunadas que dan positivo en las pruebas de detección del Covid-19 rara vez son internadas en el hospital o mueren.

Dos políticos dan una conferencia.

El primer ministro de Alberta, Jason Kenney (a la izquierda), y su homólogo de Saskatchewan, Scott Moe (a la derecha), están retirando las medidas de protección de la salud pública ante el Covid-19.

Foto: Radio-Canada / Marie-Christine Bouillon

Las proyecciones apuntan a una cuarta oleada

Los casos de Covid-19 en Saskatchewan están aumentando de nuevo, y hasta la fecha han muerto 578 residentes a causa de la enfermedad, según datos provinciales.

Sin embargo, según el Instituto de Medición y Evaluación Sanitaria, un centro independiente de investigación sobre la salud de la población de la Universidad de Washington, una reapertura total de la economía de esa provincia podría provocar una cuarta oleada y el número de muertes podría aumentar a entre 657 y 690 fallecimientos a finales de octubre.

El Instituto de Medición y Evaluación Sanitaria, un centro independiente de investigación sobre la salud de la población de la Universidad de Washington, ofrece proyecciones de expansión del Covid-19 para países de todo el mundo, basadas en los datos disponibles y teniendo en cuenta las medidas de salud pública.

Si la provincia de Alberta levanta las medidas de protección de la salud pública, como tiene previsto hacerlo, las proyecciones indican que la provincia será golpeada por una cuarta oleada en septiembre, y las muertes podrían ascender a entre 2.504 y 2.753 para finales de octubre.

Hasta el 29 de julio, unos 2.328 habitantes de Alberta habían muerto a causa del Covid-19.

Fuente: CBC / N. Frew / RCI / Adaptación RV

Titulares