1. Página de inicio
  2. Justicia
  3. Indígenas

Ottawa indemnizará a indígenas canadienses por falta de agua potable

Un cartel de protestas en la comunidad indígena de Neskantaga, en Ontario.

Un anuncio de protesta en territorio de la Primera Nación Neskantaga, situada a orillas del lago Attawapiskat, en el norte de la provincia canadiense de Ontario, En el cartel se puede leer: "Queremos acciones. No más palabras. No más promesas rotas. ¡El agua es la vida!"

Foto:  CBC / Olivia Stefanovich

RCI

En una histórica victoria para las Primeras Naciones que carecen de agua potable, el gobierno de Canadá y los pueblos originarios del país llegaron a un acuerdo para el pago de casi 8.000 millones de dólares en dos demandas colectivas nacionales presentadas contra el gobierno federal por los indígenas que viven bajo avisos de alerta de hervir el agua para hacerla potable.

El acuerdo, que todavía debe ser aprobado por un tribunal, hará que Ottawa pague unos 1.500 millones de dólares en indemnizaciones a las poblaciones indígenas privadas de agua potable y modernizará la legislación canadiense sobre el agua potable para las Primeras Naciones.

Aproximadamente unas 142.000 personas que hacen parte de unas 258 Primeras Naciones podrían ser indemnizadas, además de otras 120 Primeras Naciones. Dependiendo de los detalles del acuerdo final, es posible que haya más personas que puedan tener acceso a esta indemnización.

Las indemnizaciones individuales serán calculadas en función de la lejanía de sus comunidades, del tiempo que han vivido bajo un aviso de alerta de hervir el agua y si han sufrido problemas de salud como consecuencia de ello.

La propuesta de acuerdo también requiere que el gobierno federal renueve su compromiso de levantar todas las advertencias a largo plazo de hervir el agua en las reservas.

El ministro federal de Servicios Indígenas, Marc Miller, anunció la conclusión del acuerdo en una conferencia de prensa el pasado 30 de julio. Estuvo acompañado por la jefa de la Primera Nación de Curve Lake, Emily Whetung, la jefa de la Nación Cree Tataskweyak, Doreen Spence, y el jefe de la Primera Nación Neskantaga, Wayne Moonias.

El ministro Miller declaró que el gobierno del primer ministro Justin Trudeau estaba satisfecho ya que con ese acuerdo se evitaba una batalla judicial.

No queremos estar en los tribunales. Lo hemos dicho una y otra vez. Es mucho dinero, efectivamente, pero refleja el compromiso de llevar agua potable a las comunidades donde no se ha conseguido hacerlo hasta ahora.
Marc Miller, ministro federal de Servicios Indígenas.
Una persona se sirve un vaso de agua directamente del grifo.

El poder beber agua del grifo es un lujo para muchas comunidades indígenas que no tienen ese servicios de base.

Foto: iStock

Si Ottawa no cumple sus compromisos en el marco del acuerdo de conciliación, los términos del acuerdo establecen que las Primeras Naciones podrían recurrir a un nuevo mecanismo alternativo de disputa con plazos estrictos que no se han fijado.

La propuesta prevé que el gobierno federal destine al menos 6.000 millones de dólares en financiamiento anunciado previamente para proporcionar un acceso seguro al agua potable en las reservas, crear un Comité Asesor de las Primeras Naciones sobre el Agua Potable, apoyar los esfuerzos de las Primeras Naciones para desarrollar sus propias ordenanzas e iniciativas en materia de agua potable y responsabilizar a Ottawa de los sistemas de agua privados, como los pozos.

La propuesta también crearía un nuevo Fondo para la Restauración Económica y Cultural de las Primeras Naciones, con una inversión de 400 millones de dólares.

Miller anunció el pasado mes de diciembre que el gobierno liberal no podría cumplir su objetivo para finales de marzo de 2021 de levantar todos los avisos de alerta a largo plazo de hervir el agua en las reservas.

Una encuesta realizada por el difusor público canadiense CBC el pasado mes de octubre reveló que algunos proyectos de agua potable tardarían varios años más en completarse.

Actualmente, hay 51 avisos de avisos de alerta de hervir el agua para hacerla potable en 32 Primeras Naciones, según el Departamento de Servicios Indígenas de Canadá.

El ministro federal de Servicios Indígenas, Marc Miller.

El ministro federal de Servicios Indígenas, Marc Miller, dijo que el gobierno de Canadá no quiere una batalla legal con las Primeras naciones en torno al derecho al agua potable..

Foto: Radio-Canada / Ivanoh Demers

El principal abogado en las dos demandas dijo que ese acuerdo es el resultado de varios meses de negociaciones con el gobierno.

Hemos podido llegar a lo que creo que es un acuerdo histórico que compensará por los errores del pasado y abordará el futuro para garantizar que no se parezca al pasado, dijo Michael Rosenberg, del bufete de abogados McCarthy Tétrault.

El objetivo es que los avisos de agua potable a largo plazo en las reservas de las Primeras Naciones se conviertan en eso: en algo del pasado.
Michael Rosenberg, abogado.

Las demandas alegaron que Canadá había incumplido sus obligaciones con las Primeras Naciones y sus miembros al no garantizar que las reservas tuvieran agua potable.

También alegaron que Canadá fue negligente y no cumplió tanto sus obligaciones fiduciarias, así como sus derechos estatutarios.

Las demandas fueron presentadas por las firmas de abogados McCarthy Tétrault y Olthuis Kleer Townshend en nombre de la Nación Cree Tataskweyak, en Manitoba, la Primera Nación Curve Lake y la Primera Nación Neskantaga, ambas en la provincia de Ontario.

La colectividad de demandantes incluye a todos los miembros de las Primeras Naciones cuyas comunidades fueron objeto de avisos de alerta sobre el agua, incluyendo avisos de hervirla para hacerla potable, avisos de no consumirla y avisos de no utilizarla, que duraron al menos un año entre el 20 de noviembre de 1995 y el 2021.

Para tener derecho a la indemnización, los miembros del colectivo demandante deben haber vivido en las reservas afectadas por lo menos por dos años previos a la interposición de la demanda. Las comunidades pueden optar por participar en la acción colectiva para promover sus derechos.

La líder indígena de Ontario está satisfecha con el acuerdo de conciliación

La jefa de la Primera Nación de Curve Lake, Emily Whetung, se mostró satisfecha con el acuerdo.

Creo que el acuerdo total realmente satisface la necesidad de las Primeras Naciones de todo Canadá. Fue diseñado para ello, y específicamente para garantizar que todas las comunidades tengan acceso al agua potable. Hay el reconocimiento de que las personas han sufrido perjuicios por no tener acceso al agua potable.
Emily Whetung, líder indígena.
Una niña toma agua.

Falta de agua potable en la reserva indígena anishinabe de Kitigan Zibi, en Quebec. La pequeña Roseanna, que vive con su madre Glenda Stevens en Kitigan Zibi, siempre ha bebido agua embotellada.

Foto: Radio-Canada / Ivanoh Demers

Aunque los detalles del mecanismo de disputa todavía tienen que ser elaborados, Whetung dijo que confía en que será efectivo.

Si hay problemas, hay un proceso realmente definido para hacer avanzar esos conflictos y esas disputas de forma rápida y eficaz, dijo.

Siento que realmente nos estamos embarcando en una iniciativa que llevará a nuestras comunidades a tener un acceso significativo al agua potable, destacó Whetung.

El líder federal del Nuevo Partido Democrático, Jagmeet Singh, declaró el viernes que acogía con satisfacción el acuerdo, pero señaló que aún queda mucho por hacer.

Se trata de una pequeña victoria para las comunidades indígenas que han sufrido bajo los avisos de alerta de hervir el agua para hacerla potable, que han sufrido sin agua potable durante mucho tiempo, pero esto no libera al gobierno federal de su responsabilidad de garantizar que haya agua potable para toda la gente, dijo Singh.
Jagmeet Singh, líder federal del Nuevo Partido Democrático.

Singh dijo que, si fuera primer ministro, él haría del agua potable una prioridad. Está claro que no ha sido una prioridad, dijo Singh.

Fuente: CBC / O. Stefanovich / RCI / Adaptación RV

Titulares