1. Página de inicio
  2. Salud
  3. Salud pública

El Covid-19 se extiende en Alberta a mayor velocidad que durante la tercera ola

Una entrada clausurada al hospital Peter Lougheed Centre de Calgary, en Alberta.

Una entrada al hospital Peter Lougheed Centre de Calgary fue cerrada en abril de 2020 para examinar a los visitantes esenciales para detectar si tienen el Covid-19. Los médicos y científicos afirman que el virus se está propagando en Alberta más rápidamente que durante la tercera oleada de la pandemia.

Foto: La Presse canadienne / Jeff McIntosh/

RCI

Los expertos en salud y enfermedades infecciosas afirman que el ritmo de aumento de los casos de Covid-19 en Alberta es alarmante, ya que en la actualidad la pandemia se propaga más rápidamente que durante el apogeo de la tercera oleada.

El valor R, que representa el número de personas que son contagiadas por cada persona infectada, era de 1,48, con un intervalo de confianza de 1,38-1,59, en Alberta hasta el domingo, según las cifras del Departamento de Salud de esa provincia en las praderas canadienses.

Esta cifra, que se ha duplicado en las últimas semanas, significa que 100 personas infectadas con el virus contagiarán el Covid-19 a otras 148.

El actual valor R en toda la provincia es uno de los más altos que hemos visto a lo largo de la pandemia. Así que aunque las cifras sean bajas al presente, la tasa de propagación del virus es realmente tan rápida como la que hemos visto en otros momentos de la pandemia. Esto es realmente la base de lo que todo el mundo denomina como crecimiento exponencial ... definitivamente está creando las condiciones y el potencial para una gran oleada de casos de Covid-19 en las próximas semanas.
Craig Jenne, inmunólogo y microbiólogo de la Universidad de Calgary.

Durante la tercera oleada de la pandemia, cuando se registraban unos 1.500 nuevos casos en Alberta cada día, el valor R se situaba alrededor del 1,15.

Un valor R creciente es más preocupante que el aumento del número de casos, afirmó Carolyn Colijn, titular de la Cátedra de investigación Canadá 150 sobre matemáticas, infección y salud pública de la Universidad Simon Fraser, señalando que se está pasando rápidamente de la disminución al aumento de los contagios.

El número de casos y las tasas de positividad son actualmente bajos, pero están aumentando, impulsados por la variante delta, que es más infecciosa. Alberta registraba unos 1.173 casos activos este 27 de julio, con una tasa de positividad del 2,54%.

Todos estos datos son indicadores de que estamos en camino de una cuarta ola, dijo el doctor James Talbot, ex jefe médico de la provincia y profesor de salud pública en la Universidad de Alberta.

Si tuviera familiares, amigos o vecinos que sé que no están vacunados, pasaría la voz de alarma en este momento.
James Talbot, profesor de salud pública en la Universidad de Alberta.

Lo que más preocupa, según Talbot, es el número de personas que siguen sin vacunarse. La vacunación proporciona una fuerte protección contra el contagio del Covid-19, y una mayor protección contra resultados graves.

 Jason Kenney, sin máscara, da la mano a un visitantes en la Estampida de Calgary.

El primer ministro de la provincia de Alberta, el conservador Jason Kenney, sin máscara y dando la mano a los visitantes en la Estampida de Calgary, declaro que "es un placer conectar con los albertenses durante el primer gran evento de Canadá después de la pandemia".

Foto: The Canadian Press / Jeff Mcintosh

Entre la población de Alberta elegible a ser vacunada, el 25% de las personas no se ha hecho vacunar ni siquiera con la primera dosis, según el Departamento de Salud de Alberta.

Por otro lado, en una provincia con aproximadamente 4.445.000 habitantes, el 45,7% no está totalmente vacunado, según las autoridades provinciales. Esto significa que más de 1,5 millones de personas en la provincia, de las cuales aproximadamente la mitad son niños menores de 12 años y no reúnen los requisitos para ser vacunados, aún no tienen protección contra el Covid-19.

Es como la temporada de incendios forestales. Tener un 25% de la población sin vacunar es como tener un 25% de madera seca en el bosque, y con la variante delta se produce un incendio lo suficientemente grave. El resultado no va a ser bueno.
James Talbot, profesor de salud pública en la Universidad de Alberta.

Talbot dijo que los médicos estiman que la mayoría de los nuevos casos se dará entre personas que no se han vacunado.

Estas personas tienen una opción. Pueden vacunarse, en cuyo caso sus posibilidades de sufrir consecuencias graves son de una entre 100.000, o una entre un millón. O pueden elegir esperar a que el virus les infecte, en cuyo caso las probabilidades de contraer una enfermedad grave son de aproximadamente una entre 100.
James Talbot, profesor de salud pública en la Universidad de Alberta.

Talbot también señaló que hay preocupación por las personas que contraen el Covid-19 pero no son hospitalizadas, que pueden sufrir una enfermedad larga y molesta, o una discapacidad a largo plazo. También hay preocupación por las personas inmunodeprimidas, a quienes las vacunas no ofrecen mucha protección.

Craig Jenne, inmunólogo y microbiólogo en la Universidad de Calgary.

Craig Jenne, inmunólogo y microbiólogo en la Universidad de Calgary.

Foto: Radio-Canada / Jennifer Lee

En cuanto a la causa del aumento de la propagación, el inmunólogo Craig Jenne, de la Universidad de Calgary, dijo que es probable que haya varios factores. La provincia levantó las medidas de protección de la salud pública el 1 de julio, el día nacional de Canadá, y desde entonces muchas personas ya no llevan mascarillas o celebran reuniones más grandes en el interior.

Jenne añadió que el rastreo de los contactos será un elemento importante para comprender los orígenes de esta posible nueva oleada.

Se desconoce la fuente de transmisión del 40% de los casos activos. Hasta el 16 de julio, los Servicios de Salud de Alberta contaban con 2.095 investigadores de casos y rastreadores de contactos, por debajo de los 2.500 que estaban en funciones a principios de la pandemia.

Si esta tendencia continúa, volveremos a enfrentarnos a una situación en la que necesitaremos personal adicional para el rastreo de contactos a fin de poder estar al tanto de los nuevos casos identificados cada día.
Craig Jenne, inmunólogo y microbiólogo en la Universidad de Calgary.

Jenne dijo que hay algunos aspectos positivos, como el tener a tantas personas mayores vacunadas, lo que permite prever que un aumento de los casos probablemente no ocasione las mismas tasas de mortalidad que en olas anteriores. Pero todavía hay incógnitas.

Creo que la pregunta que queda es: ¿cuál será la magnitud de esta oleada?, dijo el inmunólogo de la Universidad de Calgary, Craig Jenne.

Fuente: CBC / S. Rieger / J. Lee / RCI / Adaptación RV

Titulares