1. Página de inicio
  2. Salud
  3. Indígenas

Tras una espera de 20 años, comunidad indígena canadiense tiene agua potable

La jefa de la comunidad indígena Lhoosk'uz, Liliane Squinas, frente a la planta de tratamiento de agua.

La jefa de la comunidad indígena Lhoosk'uz, Liliane Squinas, frente a la planta de tratamiento de agua.

Foto: Nicole Marie Johnston/UBC

RCI

Desde principios de la década de 2000, la comunidad indígena Lhoosk'uz Dené, situada a unos 200 kilómetros al suroeste de Prince George, en la provincia de Columbia Británica, no tenía acceso al agua potable. Casi 20 años después, los miembros de esa comunidad finalmente pudieron beber esta semana un vaso de agua potable directamente del grifo.

A lo largo de los años se llevaron a cabo varios intentos para que este pueblo de unos cincuenta habitantes deje de necesitar agua embotellada durante todo el año, pero ninguno de ellos tuvo éxito.

En 2014, la comunidad decidió hacer venir a un profesor de ingeniería química y biológica de la Universidad de Columbia Británica, Madjid Mohseni, para ayudar a remediar la situación.

Nos invitaron a trabajar con la comunidad y nosotros invitamos a los estudiantes a venir y conocer el problema, escuchar a la comunidad y sus preocupaciones, y ver cuál sería la mejor solución, explica el profesor, quien emigró de Irán a Canadá.

La solución tenía que ser sencilla y de bajo mantenimiento porque el pueblo está aislado", explicó la jefa de los indígenas, Liliane Squinas en un comunicado. Incluso el hospital más cercano está a tres horas de distancia.

Si el sistema se rompe, la solución no es tan sencilla como ir a la ferretería más cercana a buscar las piezas de repuesto, dijo ella.

La solución ideal resultó ser un sistema de tratamiento del agua con tecnología de luz ultravioleta.

Al dirigir la luz bajo el agua, esto neutraliza cualquier patógeno o microbio que pueda ser perjudicial y pierde su capacidad de contaminar a la población, explicó el profesor Madji Mohseni.

Él añadió que es importante trabajar con cada comunidad para entender sus necesidades, su historia y sus valores a fin de encontrar una solución única para cada comunidad.

Una persona camina cerca de un lago.

El pueblo, de unos 50 habitantes, lleva 20 años esperando tener acceso a agua potable.

Foto: Nicole Marie Johnston/UBC

Varias comunidades siguen sin agua potable

Lhoosk'uz Dené no es la única comunidad indígena que finalmente ha conseguido tener agua potable tras años de espera.

En marzo, la Primera Nación de Semiahmoo finalmente consiguió tener acceso al agua potable al conectarse a la red de agua de la cercana ciudad de Surrey, en la provincia de Columbia Británica. Con esa conexión se levantó finalmente la advertencia de hervir el agua, medida que estaba vigente desde 2005.

En Canadá, 32 Primeras Naciones, la mayoría de ellas en Ontario, siguen bajo un aviso de hervir el agua desde hace largo tiempo, a pesar de la promesa del gobierno de Canadá de poner fin a los avisos de agua potable a largo plazo en las reservas indígenas, promesa que debía cumplirse para marzo de 2021.

En Columbia Británica, las autoridades sanitarias de las Primeras Naciones se encargan de apoyar y financiar a las comunidades indígenas mediante un programa de toma de muestras de agua.

Hasta junio de este año se han identificado 14 avisos de advertencia sobre la calidad del agua, que afectan a 12 comunidades indígenas en toda la provincia. Estas comunidades no están necesariamente bajo el aviso federal a largo plazo de hervir el agua si obtienen su agua de pozos y no de un sistema de tratamiento de agua.

Fuente: Radio-Canada / S. Xenos / RCI / Adaptación RV

Titulares