1. Página de inicio

Atletas canadienses participan en la inauguración de los Juegos Olímpicos en Tokio

Los abanderados canadienses Miranda Ayim y Nathan Hirayama marchan con la bandera de Canadá. Les sigue la delegación canadiense.

Canadá hace su ingreso en el Estadio Olímpico de Tokio. Los abanderados Miranda Ayim y Nathan Hirayama llevan la bandera de la delegación canadiense.

Foto: La Presse canadienne / Adrian Wyld

RCI

Una treintena de atletas canadienses llevando uniforme rojo y blanco, adornado con la hoja de arce, hizo su ingreso triunfal en el Estadio Olímpico de Tokio este viernes 23 de julio en la inauguración de los Juegos Olímpicos en Tokio. Este fue el contingente más reducido de atletas canadienses en una ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos.

Ellos competirán en deportes que van desde el bádminton y el tenis hasta el BMX y la halterofilia.

A pesar del reducido número de atletas canadienses presentes en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Tokio, retrasada un año debido a la pandemia, ver al Equipo de Canadá entrar por fin en el Estadio Olímpico representa mucho más que el simple hecho de dar comienzo a estos Juegos.

El contingente total del equipo canadiense, que llega a 370 personas, el más numeroso desde 1984, ha tenido que luchar contra más restricciones durante la pandemia en comparación a la mayoría de los atletas del mundo.

Encerrados durante 15 meses, los atletas encontraron formas creativas para mantenerse en forma para las competiciones, sin dejar que un retraso defina su destino o sus sueños.

Durante la mayor parte de su entrenamiento en el último año, los atletas no sabían realmente si estos Juegos Olímpicos se llevarían a cabo.

"Un honor increíble"

Cuando la jugadora canadiense de baloncesto Miranda Ayim y el jugador de rugby a siete, Nathan Hirayama, ondearon la bandera a la cabeza de la selección atlética canadiense en el estadio, esto significó que por fin lo habían conseguido.

Ayim estaba radiante mientras ondeaba la bandera canadiense. Estos Juegos serán sus terceros y últimos.

Es un honor increíble. Es un final de cuento increíble para mí. Estoy muy contenta y orgullosa de liderar al equipo en este momento.
Miranda Ayim, atleta canadiense portaestandarte.
Los anillos olímpicos se iluminan en el centro del estadio.

Ceremonia de inauguración de los Juegos de Tokio.

Foto: Getty Images / Laurence Griffiths

Nathan Hirayama, cuyo padre, Garry, también fue miembro de la selección canadiense de rugby, habló de todos los que le han precedido.

Es un honor. Y ha habido tantos jugadores antes que nosotros que han sentado las bases para que estemos donde estamos y tengamos esta oportunidad de jugar en estos Juegos Olímpicos. No ha sido un camino fácil, hubo muchos altibajos para llegar hasta aquí, pero la comunidad del rugby está emocionada.
Nathan Hirayama, atleta canadiense portaestandarte.

Mientras que Ayim, Hirayama y unas cuantas docenas más de atletas canadienses pudieron empaparse de la impresionante ceremonia, otros, sobre todo debido a su calendario de competición, se mantuvieron al margen.

Los atletas celebran con su propia ceremonia de apertura

Los nadadores, boxeadores, atletas de atletismo, jugadores de hockey sobre césped y muchos más canadienses no participaron en la ceremonia de apertura, sobre todo debido a que competirán en los dos primeros días de los Juegos Olímpicos.

Esta situación no impidió que Mandy Bujold y sus compañeros de boxeo lleven a cabo su propia ceremonia de apertura al interior de la Villa Olímpica.

Bujold y el equipo se vistieron con su traje para la ceremonia de apertura y tuvieron su propia celebración para marcar el momento y el trayecto recorrido para llegar a las olimpiadas de Tokio.

Como nuestro equipo no asistirá a la ceremonia de apertura, hemos decidido crear nuestro propio evento. Nos vestiremos con nuestro uniforme del Equipo de Canadá y veremos juntos la ceremonia en la Villa Olímpica, dijo.

Me siento muy bien aquí. Siento que estoy instalada y preparada para empezar la competición. Hasta ahora ha sido una gran experiencia. Tengo que elogiar al comité organizador por todo el trabajo que ha realizado para garantizar que estos Juegos puedan celebrarse con seguridad.
Mandy Bujold, boxeadora canadiense.

Bujold ni siquiera sabía si estaría presente en estos Juegos. Hace apenas unas semanas, ella ganó un caso de arbitraje contra el Comité Olímpico Internacional (COI), lo que le permitió viajar a Tokio para boxear. En un principio, Bujold iba a perderse por completo el evento por haber estado embarazada y en posparto durante el periodo de clasificación del COI.

La boxeadora Mandy Bujold en pleno combate.

La boxeadora canadiense Mandy Bujold, de 33 años, participa en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Foto: Getty Images / Christian Petersen

El Tribunal de Arbitraje Deportivo dictaminó que los criterios de clasificación debían incluir medidas de adaptación para las mujeres que se encuentren embarazadas o en situación de posparto durante el periodo de clasificación.

Esta decisión puede dar esperanza a las jóvenes aspirantes a atletas de todo el mundo, al saber que no tienen que escoger entre un sueño olímpico y formar una familia, declaró Bujold tras la decisión.

El dúo de voleibol de playa compuesto por Sarah Pavan y Melissa Humana-Paredes tampoco asistió a la ceremonia, ya que se preparaba para su partido inaugural de la mañana siguiente.

La ceremonia de apertura marca el tono de lo que son los Juegos. Es un proceso largo, y te exige mucho. Pero cuando entras y oyes ese rugido, se te pone la piel de gallina, dijo Humana-Paredes.

El equipo masculino de hockey sobre césped de Canadá también se vistió con el uniforme para la ceremonia de apertura y se paseó por la villa olímpica, como una manera de sentirse parte de la gran celebración.

Hay ocho contingentes canadienses compitiendo en pruebas por equipos en Tokio, el mayor número desde los Juegos boicoteados en 1980.

La jefa de la delegación canadiense, Marnie McBean, tres veces campeona olímpica de remo, tuvo una tarea doble para motivar al equipo de Canadá durante los meses más difíciles de la pandemia.

La experta calificó el esfuerzo de llegar a Tokio como una tarea de tamaño olímpico y afirmó que los atletas canadienses no sólo han perseverado, sino que ahora están preparados para cosechar triunfos.

Marnie McBean hace declaraciones con un micrófono en la mano.

Marnie McBean, jefa de misión de la delegación canadiense en los Juegos de Tokio

Foto: The Canadian Press / Justin Tang

El hecho de que tengamos el mayor equipo canadiense en unos Juegos Olímpicos de verano en más de 35 años dice mucho de la concentración y la resiliencia de los atletas canadienses y de la comunidad deportiva. Aunque estamos deseando verlos brillar en la escena internacional, su gloria irá más allá de sus logros. Se trata de su esfuerzo para llegar a Tokio y cómo esto ha inspirado a la nación.
Marnie McBean, jefa de la delegación atlética canadiense.

El equipo canadiense incluye un nadador de 14 años y otro de 37. Hay tres grupos de hermanos que viven la experiencia de estos Juegos distanciados al interior de la Villa Olímpica. Otros once atletas canadienses en Tokio son hijos de atletas olímpicos.

El 62% del equipo se identifica como mujer o compite en pruebas femeninas. Y de los 370 atletas canadienses, 226 harán su debut olímpico.

Tanto si es su primera o su última vez en unos Juegos Olímpicos, ningún atleta canadiense podía haber imaginado que la ceremonia de apertura en Tokio se llevaría a cabo en la forma en que lo hizo.

Ahora, la llama olímpica está flameando. Y después de tanto esperar y tras tantas interrogantes, ha llegado su hora de brillar.

Ganamos en una maratón y no en una carrera corta, dijo Ayim.

Fuente. CBC / D. Heroux / RCI / Adaptación RV

Titulares