1. Página de inicio
  2. Internacional
  3. Política

"Existe riesgo de chantaje y amenazas en las próximas elecciones"

Un cartel del edificio del Servicio de Inteligencia de Seguridad Canadiense.

El Servicio de Inteligencia de Seguridad de Canadá (SCRS) señaló que el 2020 fue un años de intensa actividad de espionaje en Canadá.

Foto: The Canadian Press / Sean Kilpatrick

RCI

El Servicio de Inteligencia de Seguridad de Canadá (SCRS por sus siglas en francés) informó que actores estatales pueden intentar chantajear a los votantes y presionar a los políticos con el propósito de influir en el resultado de las próximas elecciones federales.

Esta advertencia hace parte de un informe especial sobre las amenazas de injerencia extranjera, en el que se describen algunas de las tácticas que el servicio canadiense de inteligencia ha observado a lo largo de los años.

Su publicación se produce en momentos en que Ottawa se prepara para llamar a nuevas elecciones en el país, cuyo anuncio es esperado en las próximas semanas.

Otra entidad canadiense de inteligencia, el Establecimiento de Seguridad en las Comunicaciones, (CST por sus siglas en francés) también advirtió que es probable que en esas elecciones se produzcan intentos de injerencia extranjera a través del internet.

El SCRS lleva muchos años observando una actividad de amenazas persistentes y sofisticadas patrocinadas por Estados, dirigidas a las elecciones, y sigue viendo un aumento de su frecuencia y sofisticación, señala el informe.

La agencia de inteligencia afirma que los actores estatales ven a los votantes como objetivos vulnerables.

Los agentes estatales pueden utilizar amenazas, sobornos o chantajes para influir en el comportamiento de los votantes dentro o fuera de las comunidades, dice el documento.

Los individuos pueden ser amenazados o temer represalias contra ellos o contra sus seres queridos en Canadá o en el extranjero si no cumplen con apoyar públicamente a un candidato en particular o con contribuir con fondos al partido preferido por un estado extranjero, dice el informe.

Aunque los actores estatales pueden utilizar técnicas coercitivas para lograr sus objetivos, también pueden utilizar la adulación, prometer compensaciones o apelar al sentimiento de orgullo de un individuo hacia otro país para obtener el comportamiento deseado.

El Servicio de Inteligencia de Seguridad de Canadá dijo que los actores estatales también podrían intentar obtener influencia sobre los diputados federales y su personal a través de amenazas o tácticas más sutiles, como las relaciones románticas.

Estas relaciones permiten manipular a los objetivos cuando es necesario, por ejemplo, mediante la petición de ‘favores’ inapropiados y especiales, advierte el SCRS.

El individuo también puede ser capaz de obstaculizar o retrasar iniciativas contrarias al interés del Estado extranjero.

Un cartel de Elecciones Canadá en un almacén en Ottawa.

Se espera que en las próximas semanas el gobierno de Canadá convoque a nuevas elecciones federales.

Foto: Radio-Canada / Louis Blouin

Donaciones con "condiciones"

Un actor estatal también podría intentar poner a un diputado, un candidato o un miembro del personal político en una situación comprometida a fin de poder chantajearlo, dice el informe.

La agencia canadiense de inteligencia aconseja a las personas que podrían ser blanco de esas maniobras que estén atentas a las interacciones sociales poco normales, a las solicitudes frecuentes de reuniones en privado, a las presentaciones o compromisos fuera de lugar, a los regalos o a los ofrecimientos de viajes con todos los gastos pagados.

El informe dice que los donantes políticos, los grupos de presión, las organizaciones comunitarias y los medios de comunicación también podrían ser objetivos de esos actores estatales extranjeros.

Para el candidato que recibe donaciones, puede haber ‘condiciones’ y la expectativa de que el candidato actuará en el mejor interés del Estado que patrocina esa donación, dice el informe.

El documento no cita por su nombre a los actores estatales hostiles. El director del SCRS, David Vigneault, ha señalado en el pasado a China y a Rusia como los dos principales países que preocupan en lo que respecta a la injerencia extranjera en Canadá.

La agencia dijo que quería publicar el informe este 22 de julio para alertar a los canadienses sobre la amenaza.

Aunque el sistema electoral de Canadá es sólido, la interferencia extranjera es una amenaza significativa para la integridad de nuestras instituciones democráticas, nuestro sistema político y nuestros derechos y libertades fundamentales, señala el documento.

El informe llega después de un año intenso para el SCRS. La agencia dijo que en 2020 se produjo el mayor nivel de espionaje e injerencia extranjera dirigida a objetivos canadienses desde el final de la Guerra Fría.

Fuente: CBC / C. Tunney / RCI / Adaptación RV

Titulares