1. Página de inicio
  2. Política
  3. Medioambiente

En Canadá artistas y activistas se oponen a la compra de aviones de combate

Manifestación en Ottawa contra la compra de aviones de combate.

Un grupo llamado "No New Fighter Jets for Canada" ha reunido a más de 100 artistas, activistas y canadienses prominentes contra la compra de aviones de combate prevista por el país.

Foto:  (Koozma J. Tarasoff/No New Fighter Jets for Canada)

RCI

La cantante y activista medioambiental Sarah Harmer, nacida en Burlington, en la provincia de Ontario, se ha unido a una campaña nacional contra la compra de 88 nuevos aviones de combate por parte del gobierno de Canadá a un costo de 19.000 millones de dólares.

El nombre de Harmer figura junto a otros 100 nombres, incluyendo el genetista y medioambientalista David Suzuki, la escritora y activista Naomi Klein y el músico Neil Young, quienes enviaron una carta abierta al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, difundida este 21 de julio en el marco de una campaña llamada No New Fighter Jets for Canada, No a los nuevos aviones de combate para Canadá.

El gasto militar ha sido históricamente un obstáculo o ha sido priorizado por encima del cuidado de nuestros ciudadanos, dijo Harmer en una entrevista telefónica con el difusor público canadiense CBC el pasado 20 de julio, desde la casa de sus padres en la zona rural de Burlington.

Ella dijo que su decisión de firmar esa misiva se basó en la contaminación y las emisiones de carbono que serán causadas por esos aviones, y porque considera que el gobierno canadiense podría gastar ese dinero de manera diferente.

La crisis climática me preocupa más que nunca. Nuestras decisiones tienen que ser dramáticamente opuestas a algunas de las decisiones que hemos tomado en el pasado. Tenemos que dar un giro de 180 grados.
Sarah Harmer, cantante canadiense.

La carta, con más de 100 firmas hasta el momento, fue iniciada por el Instituto Canadiense de Política Exterior, una organización relativamente nueva de la sociedad civil y la Voz Canadiense de las Mujeres por la Paz, un grupo feminista por la paz fundado en 1960.

El Instituto Canadiense de Política Exterior busca informar a la población en Canadá sobre las políticas del gobierno canadiense en materia diplomática, de ayuda internacional, de inteligencia, de comercio y militar que se aplican en el extranjero.

Aviones de combate CF-18 en pleno vuelo.

Aviones de combate CF-18 de las fuerzas armadas canadienses. Ottawa quiere comprar nuevos aviones para reemplazar a los CF-18.

Foto: Radio-Canada / via CBC

Lucha contra la cantera del Monte Nemo

Harmer es conocida en Canadá por su ardiente participación en la lucha contra la propuesta de ampliación de la cantera cerca del Monte Nemo, en Ontario. Ella dijo que las artistas Tegan y Sara, originarias de Alberta, le pidieron que firmara la carta. Ella también se sintió animada al ver el número de personas a las que admira en la lista de firmantes. La actual vivienda de Harmer está cerca de la base militar de Trenton, donde a menudo ve a los aviones militares en los cielos.

Es difícil ver esa cantidad de gasto y despilfarro, dijo. Tenemos que dar prioridad al cuidado de las personas en lugar de asumir posturas militares. Hay tantas demandas ahora mismo sobre nuestro dinero y presupuesto.

Otros firmantes de la carta a Trudeau son el ex embajador de las Naciones Unidas, Stephen Lewis, y los autores Yann Martel y Michael Ondaatje.

En lugar de comprar 88 nuevos aviones de combate, utilicemos estos recursos para la salud pública, la educación, la vivienda y el agua potable.
Carta de la campaña "No a los nuevos aviones de combate para Canadá".
La cantante canadiense Sarah Harmer en concierto.

La cantante canadiense Sarah Harmer en concierto.

Foto: Radio-Canada

David Mivasair, rabino de Hamilton, y miembro del organismo Voces Judías Independientes, junto a Ken Stone, de la Coalición para Detener la Guerra, en Hamilton, también firmaron la carta, que cita una investigación que estima que esa compra de 19.000 millones de dólares se convertirá en un costo de 77.000 millones de dólares durante el ciclo de vida de esos aviones de guerra.

Esos recursos podrían ser utilizados para eliminar los avisos de tener que hervir el agua en las reservas indígenas, en la construcción de líneas de tren ligero en todo el país y construir miles de viviendas sociales, dice la carta. Los 77.000 millones de dólares podrían servir para impulsar una transición justa para abandonar los combustibles fósiles y una recuperación justa de la pandemia.

La carta también destaca que la compra de esos nuevos aviones afianzará el militarismo alimentado por los combustibles fósiles. Los aviones de combate consumen enormes cantidades de combustible especializado que emiten importantes cantidades de gases de efecto invernadero.

Los jets se necesitan para "contrarrestar la amenaza actual"

El gobierno liberal del primer ministro Justin Trudeau hizo campaña para anular la compra prevista por el anterior gobierno conservador de aviones de guerra F-35 de Lockheed Martin, que debían reemplazar a los aviones CF-18 de Canadá, que entraron en servicio a principios de los años 80.

Actualmente participan en la licitación para la dotación de aviones militares las empresas Lockheed Martin, Boeing con su avión Super Hornet y la firma Saab con su avión Gripen. Estas compañías debían presentar sus ofertas el pasado mes de julio.

En un correo electrónico enviado al difusor público CBC, el Ministerio de Defensa de Canadá dijo que los aviones son necesarios para contrarrestar las amenazas en evolución de hoy y seguir siendo altamente interoperable con los aliados y socios operativos clave.

Las políticas de defensa, dijo el Departamento, establecen que las fuerzas armadas canadienses requieren una flota de aviones de combate que sea capaz, actualizable (y) resistente... para asegurar que Canadá continúe cumpliendo sus compromisos con la NORAD y la OTAN en el futuro.

La flota de aviones de combate es una capacidad crítica de las fuerzas armadas canadienses, necesaria para hacer respetar la soberanía de Canadá, permitir la seguridad continental y contribuir a la paz y la estabilidad internacionales.

Los aviones serán la segunda mayor compra militar de Canadá

Tamara Lorincz, miembro del organismo Voz Canadiense de las Mujeres por la Paz y candidata al doctorado en asuntos internacionales, afirmó que la adquisición de esos aviones militares será la segunda más cara en la historia de Canadá, después de la reciente compra de una flota de buques de guerra.

Se prevé que la construcción de esos buques cueste al erario público unos 77.300 millones de dólares, según un informe de la Oficina Parlamentaria del Presupuesto publicado en febrero.

Lorincz cree que los aviones de combate harán muy poco para que los canadienses se sientan más seguros, destacando que gastar ese dinero en el crecimiento de la economía verde, la reconciliación con las comunidades indígenas, la atención a la salud mental, la vivienda y la educación contribuiría más a ese objetivo.

Se espera que el gobierno de Canadá tome una decisión sobre las licitaciones para la compra de esos aviones a principios de 2022.

Fuente: CBC / S. Peesker / RCI / Adaptación RV

Titulares