1. Página de inicio
  2. Internacional
  3. Salud pública

Proteger a los canadienses del Covid-19 requiere aumentar la vacunación en el mundo

Un manifestante sostiene un cartel que dice "Queremos una vacuna".

Manifestación en Pretoria, Sudáfrica, exigiendo un mejor acceso a la vacuna COVID-19. "El cartel dice: "Queremos una vacuna".

Foto: Reuters / SIPHIWE SIBEKO

RCI

Mientras muchos canadienses vuelven a los encuentros y actividades veraniegas en medio de niveles de vacunación relativamente altos y un descenso en el número de casos de Covid-19, millones de personas en todo el mundo siguen sufriendo los estragos de la pandemia mientras esperan desesperadamente la llegada de vacunas, dijeron médicos y científicos.

Para ser sincero, es triste y exasperante ver cómo otros países han tomado todo lo que había de disponible, dijo Pablo Tsukayama, microbiólogo de la Universidad Cayetano Heredia de Lima, en Perú, refiriéndose a cómo los países ricos acapararon para sí las vacunas contra la pandemia.

Hasta el 19 de julio, el 70% de los canadienses había recibido al menos una dosis de la vacuna contra el Covid-19, según la publicación de investigación en línea Our World in Data, Nuestro Mundo en Datos, de la Universidad de Oxford, que también destaca que el 26% de la población mundial se ha vacunado con al menos una dosis contra el virus de la pandemia.

Sin embargo, detrás de ese 26 por ciento de vacunados en el mundo se encuentran sobre todo los países ricos. Es un marcado contraste, en los países de bajos ingresos, en promedio de la población que ha recibido alguna vacuna apenas llega al 1 %.

En África, el aumento de las infecciones provocadas por las variantes, junto a la falta de vacunas, ha colocado a muchos países en una situación de crisis.

El número de muertes ha aumentado mucho en las últimas cinco semanas. Esta es una clara señal de advertencia de que los hospitales en los países más afectados están llegando a un punto de debacle, dijo el doctor Matshidiso Moeti, director regional de la Organización Mundial de la Salud para África, en una actualización en línea.

Si Canadá, junto con otros países ricos, no actúa rápidamente para aumentar drásticamente la cantidad de vacunas que contribuye a esos países, dicen algunos expertos, no sólo será un fracaso del principio de ciudadanía global, sino que también pondrá a los canadienses en riesgo de sufrir las consecuencias de otra ola del Covid-19.

No se trata simplemente de una cuestión de caridad. Es una cuestión de interés propio, dijo el doctor Prabhat Jha, investigador de salud global en Unity Health Toronto y en la Escuela de Salud Pública Dalla Lana de la Universidad de Toronto.

Esta es una guerra global. No se puede decir simplemente que vamos a vacunar a los canadienses y con eso estaremos a salvo.
Prabhat Jha, investigador de salud global, Universidad de Toronto.
Prabhat Jha en su oficina.

Prabhat Jha, profesor de Epidemiología y Salud Global de la Universidad de Toronto, afirma que le conviene a Canadá acelerar la vacunación en el mundo contra el Covid-19.

Foto: Unity Health Toronto

Jha dijo que los países con bajas tasas de vacunación y con una transmisión incontrolada del virus se convierten en fábricas de variantes.

Cuanto más tiempo permanezca la gente sin ser vacunada, mayor será la posibilidad de que aparezca otra variante capaz de vencer la protección que otorgan las vacunas actuales, dijo.

Al igual que la variante delta, que es más transmisible y cada vez más dominante, las nuevas variantes inevitablemente llegarán a Canadá, dijeron los expertos.

La seguridad mundial y nuestra propia seguridad dependen realmente de que se controle la situación, dijo la doctora Lynora Saxinger, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Alberta.

Muchos de los países de ingresos bajos y medianos, que siguen siendo los más afectados por el Covid-19 y siguen luchando por conseguir vacunas, son destinaciones populares de vacaciones para los canadienses, dijo Saxinger.

La gente cree que la pandemia se ha acabado

Aquí parece que la gente piensa que se ha acabado, dijo Saxinger. Incluso mucha gente me pregunta con más frecuencia '¿Crees que estará bien ir de vacaciones en otoño o en invierno al lugar X?' Y yo les respondo diciendo que la destinación de vacaciones X seguirá estando afectada por la pandemia, a menos que empecemos realmente a ayudar de forma más vigorosa.

Debido a que el virus se propaga de forma exponencial, la rapidez es fundamental en estos momentos, dijo Saxinger. La rentabilidad de la ayuda es mucho mayor si se la hace lo más pronto posible.

Canadá prometió donar unos 118 millones de dosis de vacunas para los países de ingresos bajos y medios, incluyendo los 100 millones anunciados en la Cumbre del G7 en junio pasado. Ochenta y siete millones de esas dosis ya fueron compradas con contribuciones al Acelerador de Acceso a las Herramientas contra el Covid-19 (ACT), lanzado por la Organización Mundial de la Salud en abril de 2020.

Los 13 millones de dosis restantes prometidos en el G7 son dosis excedentes adquiridas por el gobierno canadiense.

En julio, Canadá anunció que donaría 17,7 millones de dosis excedentarias de la vacuna de AstraZeneca-Oxford, con lo que el compromiso actual asciende a unos 30 millones de dosis.

En esa ocasión, el gobierno de Canadá también anunció que igualará las donaciones individuales a la UNICEF, hasta un tope de 10 millones de dólares, hasta el 6 de septiembre.

La campaña de igualación de donaciones podría proporcionar suficiente dinero como para vacunar a otros cuatro millones de personas en países que atraviesan dificultades, dijeron la ministra de Servicios Públicos y Adquisiciones, Anita Anand, y la ministra de Desarrollo Internacional, Karina Gould.

 Karina Gould en una conferencia de prensa.

La ministra canadiense de Desarrollo Internacional, Karina Gould.

Foto: La Presse canadienne / Adrian Wyld

En una entrevista con el difusor público canadiense CBC el 16 de julio, la ministra Gould dijo que el gobierno de Canadá estaba ultimando los contratos con COVAX, el programa mundial de reparto de vacunas, para hacer llegar los 30 millones de dosis de vacunas a las personas que las necesiten. Gould dijo que esperaba que ese proceso lleve otro par de semanas.

Creo que Canadá ha dado un paso al frente y ha hecho lo que le corresponde, dijo Gould cuando se le preguntó si Canadá debería redoblar sus esfuerzos en la vacunación mundial.

Además de ser uno de los principales contribuyentes de dosis per cápita en el mundo, Canadá también ayudó a financiar el desarrollo inicial de las vacunas contra el Covid-19 y contribuyó a los esfuerzos de apoyo logístico para garantizar que los países puedan administrarlas, dijo la ministra canadiense de Desarrollo Internacional, Karina Gould.

Interrogada si Canadá ofrecerá más vacunas, Gould dijo que el gobierno estaba evaluando constantemente... nuestra reserva y nuestra disponibilidad de vacunas.

Nuestra máxima prioridad es garantizar que todos los canadienses que quieran acceder a la vacuna contra el Covid-19 la reciban, dijo. Como dijo el primer ministro desde el principio, si tenemos exceso de suministros, los donaremos.

Es necesario un esfuerzo de guerra

Para Prabhat Jha, investigador de salud global en la Universidad de Toronto, donar el exceso de vacunas no es suficiente. Él considera que la crisis mundial de la pandemia requiere un esfuerzo de guerra, incluyendo el uso de la destreza de compra de Canadá para adquirir más vacunas para los países llamados en vías de desarrollo, así como el uso de su influencia diplomática para presionar a los países fabricantes de vacunas a hacer más y rápidamente.

Tenemos que hacerlo urgentemente, dijo Jha. Es de nuestro interés combatir las variantes allí donde aparezcan, no cuando lleguen a nuestras fronteras.

En un correo electrónico enviado al difusor público canadiense CBC, un portavoz de GAVI, que es la alianza mundial para la vacunación y cofundadora de COVAX, elogió las contribuciones de Canadá, pero reconoció que actuar más rápido sería de gran ayuda.

La mejor manera inmediata en que países como Canadá pueden ayudar es convirtiendo las promesas de dosis en dosis entregadas a los países e inyectadas en los brazos lo antes posible, dijo GAVI.

La crisis de suministro mundial es ahora. Este panorama será radicalmente diferente dentro de unos meses. Entregar vacunas ahora significa salvar vidas, añadió el portavoz de GAVI.

Fuente: CBC / N. Ireland / RCI / Adaptación RV

Titulares