1. Página de inicio
  2. Sociedad
  3. Salud

Siendo las más afectadas por el COVID-19, minorías en Canadá exigen cambios

Des passagers viennent de sortir du train de banlieue dans la région de Toronto.

Las cifras reveladas por un nuevo estudio en Manitoba son crudas: la tasa de infección al COVID entre las minorías son de 8 a 21 veces mayores que entre los canadienses con ancestros europeos. Cabe recordar que 1 de cada 5 canadienses pertenece a una minoría visible en el país.

Foto: Radio-Canada / Marc Godbout

RCI

Eliminar las barreras lingüísticas y dirigir las vacunas hacia las minorías sería un primer paso, dicen.

Un nuevo informe publicado por la provincia de Manitoba este lunes validó lo que otros estudios ya habían demostrado. El COVID-19 ha perjudicado de forma desproporcionada a los grupos minoritarios.

El análisis de los datos basados en la raza y el origen étnico resultan en cifras son contundentes: la tasa de infección entre los asiáticos del sureste (vietnamitas, laosianos, tailandeses y camboyanos) fue asombrosamente 21,7 veces mayor que la de los blancos entre el 31 de marzo y el 7 de junio de este año.

Los manitobenses de origen africano tuvieron una tasa de infección 8,7 veces superior a la de los manitobenses de raza blanca durante el mismo periodo de tiempo, mientras que los sudasiáticos, es decir, personas originarias de India y Pakistán,tuvieron una tasa de infección ocho veces superior.

No es una sorpresa, pero sí una inquietud

Abdikheir Ahmed sostiene un megáfono en sus manos. Está de pie frente a una pared de ladrillos.

Abdikheir Ahmed se dio cuenta de que las personas racializadas eran las más afectadas por la pandemia durante una conversación con un amigo blanco hace unos meses.

Foto: Gracieuseté de / Greg Littlejohn

Para Abdikheir Ahmed estos datos no son sorprendentes ya que para él, las personas racializadas se llevan "la peor parte del dolor de la pandemia en Manitoba". Este defensor de los derechos de los inmigrantes en la provincia recuerda muy bien una conversación a finales de invierno con un amigo blanco que vive en los suburbios de Winnipeg.

Le pregunté a este amigo si conocía a alguien de su círculo que tuviera COVID y no pudo contar más de cinco personas. Yo, en ese momento, conocía a más de 200 personas que habían contraído el COVID. Clientes de mi trabajo, así como personas que conozco personalmente.
Abdikheir Ahmed, director ejecutivo del Centro de Terapia Familiar Aurora y antiguo director de Immigration Partnership Winnipeg

Esta conversación, dice Ahmed, le demostró que la brecha entre los impactos de la vacunación puede depender del nivel de ingresos y del lugar donde se vive.

Una vulnerabilidad en aumento durante la pandemia

Una mujer con una mascarilla está sentada en un tranvía.

La pandemia de coronavirus ha tenido un impacto negativo en las poblaciones vulnerables de las principales ciudades norteamericanas.

Foto: La Presse canadienne / Frank Gunn

Otros estudios tanto del gobierno federal como de algunos gobiernos provinciales de Canadá, habían demostrado anteriormente, con datos basados en la raza, que la inequidades existían entre las minorías y los canadienses de origen europeo.

Sin embargo, la información del lunes mostró que la brecha creada por el impacto de la pandemia en los manitobenses blancos y no blancos se amplió esta primavera.

Abdikheir Ahmed cree que los habitantes racializados de Manitoba, más propensos a tener bajos ingresos, a trabajar en primera línea y a vivir en hogares sobrepoblados, son más vulnerables a los efectos del COVID-19.

En la mayoría de estas poblaciones, si una persona se contagia de COVID, se extiende a toda la familia. Mientras que si alguien en Waverley Heights [barrio de recursos altos en Winnipeg] se contagia de COVID, tiene un lugar donde aislarse. Pueden quedarse en el sótano durante el resto de los 14 días.
Abdikheir Ahmed

Cambio de estrategia

En la foto, Marcia Anderson aplica la vacuna a un joven indígena contra el coronavirus en el centro de salud Ma Mawi Wi Chi Itata de Winnipeg, en Manitoba.

La Dra. Marcia Anderson cree que los habitantes de las Primeras Naciones y de otras minorías necesitan más información sobre la vacuna COVID-19. En la foto Anderson aplica la vacuna contra el coronavirus en el centro de salud Ma Mawi Wi Chi Itata de Winnipeg, en Manitoba.

Foto: Radio-Canada / Ian Froese

Por su parte, en una conferencia de prensa el lunes, la Dra. Marcia Anderson, líder del Equipo de Coordinación de la Respuesta a la Pandemia de las Primeras Naciones de Manitoba, dijo que el gobierno de la provincia tiene que cambiar de estrategia.

La campaña de vacunación mientras dure la pandemia y en el futuro debería concentrarse en las zonas donde la cobertura es más baja, con más asociaciones comunitarias. Pero eso también incluye abordar algunos problemas sociales actuales que contribuyen a los malos resultados sanitarios. La vacunación por sí sola no es suficiente para abordar las deficiencias en materia de salud que tienen su origen en causas estructurales, como los problemas relacionados con el empleo o la vivienda.
Marcia Anderson

Cabe recordar que recientemente, Manitoba adapt su estrategia de vacunación para incluir más clínicas emergentes organizadas por grupos locales para dirigirse a las zonas con menores tasas de inmunización.

A más largo plazo, Ahmed dijo que Manitoba debería abordar algunos de los problemas estructurales que frenan a las personas de color, como la vivienda y los salarios.

Con informaciones de CBC News (Rachel Bergen (nueva ventana) e Ian Froese (nueva ventana)) | RCI (PMM)

Titulares