1. Página de inicio
  2. Internacional
  3. Política internacional

Canadá reconoce que Rusia es "una amenaza real y presente"

El presidente ruso Vladimir Putin observa con binoculares unos ejercicios militares.

El presidente ruso Vladimir Putin asiste a unos ejercicios militares en la región de San Petersburgo el 18 de septiembre.

Foto: Reuters

RCI

La mayoría de los líderes del G7, entre ellos el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, dejaron la tranquila comunidad inglesa de Carbis Bay por la sede de la OTAN en Bruselas, para participar en una reunión este lunes 14 de junio en medio de duras advertencias sobre Rusia y de parte de ella.

El secretario general de la alianza militar compuesta por países llamados occidentales, Jens Stoltenberg, marcó la pauta en su discurso de apertura en la primera reunión de la OTAN desde que la OMS declaró al Covid-19 como pandemia global.

Nuestra relación con Rusia está en su punto más bajo desde la Guerra Fría.
Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN

El general Nick Carter, máximo comandante militar británico, dijo en una entrevista con el difusor público canadiense CBC que el ejército ruso es mucho más capaz, activo y potencialmente peligroso que hace siete años, cuando la República de Crimea y la ciudad autónoma de Sebastopol se adhirieron como sujetos federales de la Federación de Rusia, según Moscú, mientras que para los países miembros de la OTAN fue más bien un acto de anexión de Crimea por parte de Rusia. Para Ucrania se trata de una ocupación ilegal.

La Asamblea General de la ONU declaró como inválida la secesión de Crimea y Sebastopol de Ucrania, reafirmando la Resolución 68/262 sobre la Integridad territorial de Ucrania.

El equilibrio ha cambiado y creo que es correcto pensar ahora que Rusia es una seria amenaza, dijo este domingo el general Nick Carter.

Además de la anexión de Crimea, Carter dijo que las actividades recientes de Rusia son actos asertivos y en cierto modo agresivos, refiriéndose a los ciberataques atribuidos a terceras partes vinculadas al Kremlin, al aumento de la actividad submarina en el Atlántico Norte, a la reactivación de las bases militares de la época de la Guerra Fría en el Ártico y a la acumulación de tropas en la frontera con Ucrania que permanecen en el lugar a pesar de las promesas de que serían retiradas.

Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN.

Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN.

Foto: Reuters / Francois Lenoir

Ucrania sigue esperando su ingreso a la OTAN

Trudeau, que participó en un foro de preguntas y respuestas antes de la cumbre, dijo que Canadá reconoce que Rusia es una amenaza real y presente.

Pocos países sienten las consecuencias de esta situación como Ucrania, que enfrenta una guerra continua y prolongada con fuerzas aliadas y financiadas por Rusia en dos distritos del este.

El gobierno del presidente ucraniano Volodymyr Zelensky parece impacientarse ante la falta de resultados del deseo ucraniano de más de una década de ingresar a la OTAN, una agitación que no ha pasado desapercibida para el presidente ruso Vladimir Putin.

La semana pasada, Putin lanzó una dura advertencia sobre las posibilidades de que Ucrania se integre a la alianza militar occidental y pueda beneficiarse del artículo 5 de la Carta de la OTAN, que estipula que un ataque contra uno de sus miembros miembro es un ataque a todos.

Putin dijo que más de la mitad de la población ucraniana se opone a ingresar a la OTAN y no está dispuesta a verse en el fuego cruzado de un posible conflicto militar.

Son personas inteligentes, dijo Putin refiriéndose a los ucranianos en una entrevista con la televisión estatal rusa la semana pasada. Lo entienden, no quieren acabar en la línea de fuego, no quieren ser moneda de cambio ni carne de cañón.

No está claro en qué datos se basa la valoración de Putin sobre la opinión pública ucraniana. Una encuesta realizada hace tres meses reveló que el 57% de los ucranianos apoya formar parte de la alianza militar encabezada por Estados Unidos.

Tenemos muchas expectativas sobre la próxima cumbre de la OTAN, declaró Andriy Shevchenko, embajador de Ucrania en Canadá, ante la Comisión de relaciones exteriores de la Cámara de los Comunes en Ottawa a principios de este mes.

Creemos que es el momento de establecer por fin un camino claro para que Ucrania se convierta en miembro de la OTAN.

Un soldado se mueve agachado en una trinchera.

Un soldado ucraniano observa la línea del frente en una trinchera cerca de la ciudad de Donetsk.

Foto: Reuters / SERHIY TAKHMAZOV

El reciente aumento de las fuerzas rusas en la frontera de Ucrania y la promesa de Moscú de situar 20 nuevas unidades militares a lo largo de su frontera occidental son hechos que requieren reflexión, pero también determinación, dijo Shevchenko.

Canadá y sus aliados de la OTAN deben repensar, actualizar y potenciar su respuesta a las acciones agresivas de Rusia, dijo el embajador ucraniano en Canadá.

El mensaje fue, con toda probabilidad, reforzado cordialmente en una reciente llamada telefónica entre Zelensky y Trudeau justo antes de la Cumbre del G7.

La comprensible angustia de Ucrania pone al gobierno liberal en una situación incómoda. Canadá ha sido uno de los mayores defensores del país de Europa del Este en la escena internacional y en la OTAN.

Canadá también tiene 200 soldados enviados para entrenar a la tropas ucranianas en combate de pequeñas unidades, así como en especialidades como la limpieza de minas y la evacuación médica.

Temor a un "error de cálculo injustificado

No cabe duda de que Moscú se ha puesto nervioso por la expansión de la OTAN hacia el este durante las dos últimas décadas, abarcando Letonia, Estonia y Polonia, pero el militar británico Nick Carter afirmó que existen otros factores internos y externos que impulsan los cálculos políticos del Kremlin.

Carter cree que Rusia se siente muy amenazada en su esfera de influencia. Creo que están preocupados por la forma en que la población rusa respeta actualmente, o no, al Estado ruso, dijo Carter.

El portaaviones HMS Queen Elizabeth navega frente a las costas de Portugal.

Personal militar participa en el ejercicio militar de la OTAN "Steadfast Defender 2021" a bordo del portaaviones HMS Queen Elizabeth frente a la costa de Portugal, el jueves 27 de mayo de 2021.

Foto: La Presse canadienne / Ana Brigida

Y por tanto, tienen razones para estar nerviosos, pero este tipo de comportamiento asertivo es peligroso. Y lo que no necesitamos es una escalada que conduzca, como he dicho antes, a un error de cálculo injustificado, dijo el militar británico.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, difirió cuando se le preguntó sobre la aparente impaciencia de Ucrania. Cuando los líderes se reúnan el lunes, espero que reiteren la política de puertas abiertas de la OTAN, lo que significa que estamos abiertos a nuevos miembros, dijo Stoltenberg. "Lo hemos demostrado en los últimos años con la admisión de dos nuevos miembros, Montenegro y Macedonia del Norte.

Mantenemos la decisión que tomamos en 2008 con respecto a Ucrania y Georgia, pero ahora nos centramos en las reformas que permitan a esos dos países cumplir con las normas de la OTAN y tenemos que apoyarlos en ello.
Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN.

Desde la perspectiva de la analista de defensa Tina Park, vicepresidenta de la Asociación de la OTAN de Canadá, hay una reticencia más grande entre los países de la OTAN a admitir formalmente a Ucrania.

Aunque reconocen las amenazas que plantea Rusia, hay áreas críticas, como el cambio climático, por ejemplo, en las que la cooperación rusa es necesaria para que avancemos como comunidad internacional, dijo Park.

A algunos países de la OTAN no les interesa mucho antagonizar con Rusia o tener que lidiar con la reacción de sus propios ciudadanos ante la ampliación de la OTAN.
Tina Park, vicepresidenta de la Asociación de la OTAN de Canadá.

Fuente: CBC / M. Brewster / RCI / Adaptación RV

Titulares