1. Página de inicio
  2. Medioambiente
  3. Política internacional

El proyecto de oleoducto Keystone XL fue oficialmente cancelado

Ciervos se pasean entre los tubos almacenados para la construcción de un oleoducto.

Tubería almacenada para la construcción del cancelado oleoducto Keystone XL.

Foto: Reuters / Terray Sylvester

RCI

El gobierno de la provincia de Alberta y la transnacional petrolera canadiense TC Energy anunciaron este miércoles 9 de junio la anulación oficial del proyecto del oleoducto Keystone XL. El costo final de esta cancelación para los habitantes de Alberta será de unos 1.300 millones de dólares.

Invertimos en Keystone XL por los beneficios económicos a largo plazo que habría proporcionado a los albertenses y a los canadienses, dijo la ministra de Energía de Alberta, Sonya Savage, en un comunicado de prensa.

El gobierno de Alberta, encabezado por el conservador Jason Kenney, acordó el año pasado invertir alrededor de 1.500 millones de dólares de fondos públicos como capital en el proyecto, además de miles de millones de dólares más en garantías de préstamos con el fin de poner en marcha el oleoducto.

Como resultado, el tramo canadiense del proyecto llevaba ya varios meses en construcción con unos 1.000 trabajadores en el sureste de Alberta.

De haber sido completado, el oleoducto de 1.897 kilómetros, anunciado por primera vez en 2005, habría transportado 830.000 barriles de crudo al día desde la localidad de Hardisty, en Alberta, hasta Nebraska, en Estados Unidos. Luego se habría conectado con el oleoducto original de Keystone hacia las refinerías estadounidenses de la Costa del Golfo.

De izquierda a derecha: Jason Kenney y Joe Biden.

El primer ministro de Alberta, Jason Kenney, llegó a exigir sanciones contra Estados Unidos tras la cancelación del permiso para el oleoducto Keystone XL. En su primer día como presidente de Estados Unidos, Joe Biden anuló ese permiso, dando una estocada final a ese proyecto petrolero.

Foto: Jason Franson/The Canadian Press, Carolyn Kaster/The Associated Press)

Biden cancela el permiso

Esa inversión se esfumó cuando el nuevo gobierno del presidente Joe Biden en EE.UU. canceló el permiso para el proyecto en su primer día en el cargo.

TC Energy y la provincia de Alberta dijeron que estudiarían sus opciones tras la cancelación, pero la petrolera canadiense anunció este 9 de junio que el proyecto de ampliación del oleoducto estaba oficialmente muerto.

La empresa afirmó en un comunicado de prensa que seguirá coordinado con los reguladores, las partes interesadas y los pueblos indígenas para cumplir sus compromisos medioambientales y normativos y garantizar una terminación y salida segura del proyecto.

Anteriormente, el primer ministro de Alberta, Jason Kenney, dijo que su gobierno trabajaría con TC Energy para utilizar todas las vías legales disponibles para proteger sus intereses en el proyecto.

Este miércoles 9 de junio, Kenney dijo que Alberta seguiría trabajando con sus socios estadounidenses para garantizar que la provincia esté equipada para satisfacer la demanda de energía de Estados Unidos.

Seguimos decepcionados y frustrados por las circunstancias que rodean al proyecto Keystone XL, incluida la cancelación del permiso presidencial para el paso fronterizo del oleoducto.
Jason Kenney, primer ministro de la provincia de Alberta.

La anulación de Keystone XL se suma a las cancelaciones de los oleoductos Northern Gateway y Energy East, así como al retraso del oleoducto Trans Mountain, que el gobierno canadiense compró a la petrolera Kinder Morgan en 2019 por 4.500 millones de dólares salidos de los fondos públicos.

En un comunicado, el partido de la oposición en la legislatura de Alberta, el Nuevo Partido Democrático, exigió al primer ministro Kenney que haga público el contenido completo del acuerdo sobre el oleoducto.

La pérdida de hoy es otro ejemplo de cómo Jason Kenney le ha fallado a nuestro sector energético. Desde su vergonzosa sala de guerra hasta su investigación que ya lleva un largo retraso y sobrepasa los costos, Kenney ha fracasado en la creación de puestos de trabajo, dijo la diputada de Calgary-Mountain View y crítica de energía del NPD, Kathleen Ganley, en el comunicado.

Ahora, su mala gestión y su total incompetencia en este expediente le han costado a la población de Alberta más de mil millones de dólares.
Kathleen Ganley, diputada del Nuevo Partido Democrático en Alberta

Por su lado, las organizaciones de protección del medioambiente, que habían luchado contra el proyecto de construcción de un oleoducto Keystone XL desde que se anunció por primera vez en 2008, describieron su cancelación como un momento histórico en el esfuerzo por frenar el uso de combustibles fósiles que contribuyen al calentamiento climático.

Qué bueno es deshacerse de Keystone XL, dijo Jared Margolis, del Centro para la Diversidad Biológica, uno de los muchos grupos ecologistas que exigían la anulación de ese proyecto.

Mientras que varias organizaciones indígenas se opusieron al oleoducto, hubo una que participó en ese proyecto, considerándolo como una solución a la pobreza en las reservas indígenas.

Dale Swampy, presidente de la Coalición Nacional de Jefes, se quejó en enero de que la cancelación de Keystone XL supondría menos puestos de trabajo para los indígenas en la construcción y el suministro de bienes y servicios.

Fuente: CBC / RCI / Adaptación RV

Titulares