1. Página de inicio
  2. Internacional
  3. Industria petrolera

Protestas en Estados Unidos contra oleoducto canadiense

Grupos ecologistas e indígenas protestan contra el oleoducto de Enbridge frente al Capitolio del Estado de Minnesota en St. Paul el 28 de septiembre de 2017.

Los opositores al proyecto de la línea 3 de Enbridge están preocupados por el impacto del oleoducto en la calidad del agua, la fauna y el cambio climático.

Foto: Associated Press / Jim Mone

RCI

Cientos de manifestantes, al grito de "El agua es vida" y "¡Detengan la Línea 3!" se congregaron este lunes 7 de junio en la cabecera del río Mississippi, en el norte de Minnesota, para expresar su oposición al plan de una empresa petrolera con sede en Calgary de reemplazar un viejo oleoducto que transporta crudo desde Alberta hasta Wisconsin.

Organizaciones de protección del medioambiente y pueblos indígenas del lugar afirman que el plan de la empresa Enbridge Energy de reemplazar la Línea 3, que transportaría petróleo de las arenas bituminosas canadienses y crudo normal, agravaría el calentamiento global y representa un riesgo de derrames en zonas sensibles donde los indígenas cosechan arroz silvestre, cazan, pescan, recogen plantas medicinales y reclaman sus derechos territoriales.

Los manifestantes dijeron que el Treaty People Gathering o Reunión de los pueblos del tratado era la mayor muestra de resistencia al proyecto de la empresa canadiense. El río Mississippi es uno de los cruces de agua del oleoducto.

La organización Red Ambiental Indígena dijo en las redes sociales que los manifestantes habían bloqueado una estación de bombeo. Los opositores al oleoducto dijeron que harán lo que sea necesario para bloquear la finalización del proyecto, incluyendo el arriesgarse a ser arrestados.

El gobernador demócrata de Minnesota, Tim Walz, dijo a la Radio Pública de Minnesota que no pensaba desplegar las fuerzas de la Guardia Nacional, afirmando que no espera que los manifestantes interfieran en la construcción legal o en las prácticas legales.

Biden no se pronuncia

Los oradores en la movilización social instaron a los manifestantes a presionar al gobierno de Biden. Más de 300 organizaciones entregaron una carta al presidente Joe Biden el mes pasado en la que le pedían que ordene al Cuerpo de Ingenieros del Ejército que suspenda o revoque el permiso federal de aguas limpias otorgado a Enbridge para el proyecto. Instaron a Biden a seguir el ejemplo que dio el primer día de su administración, cuando canceló el controvertido oleoducto Keystone XL, justificando la medida debido a sus consecuencias para el calentamiento global.

Joe Biden no se ha pronunciado sobre la Línea 3, mientras que el gobernador Walz ha optado por dejar que el proceso legal siga su curso.

La petrolera canadiense Enbridge afirma que su oleoducto, construido en la década de los años 1960 se está deteriorando y sólo puede funcionar a la mitad de su capacidad original. La compañía afirma que el nuevo oleoducto, fabricado con acero más resistente, protegerá mejor el medioambiente, restablecerá su capacidad y garantizará la fiabilidad de las entregas a las refinerías estadounidenses.

La empresa se está preparando para dar el último impulso a la construcción del oleoducto, que atraviesa una parte del estado de Dakota del Norte en su trayecto por el norte de Minnesota hasta la terminal de Enbridge en Superior (Wisconsin). Los segmentos de sustitución en Canadá y Wisconsin ya transportan petróleo. El segmento de Minnesota está completado en un 60%.

Enbridge ha dicho que tiene previsto poner ese segmento del oleoducto en funcionamiento a finales de este año.

Un trabajador da los últimos retoques a un oleoducto que se encuentra en el fondo de una zanja de tierra.

Enbridge ya ha iniciado la construcción de un segmento de 22 km de su oleoducto de la Línea 3 hasta una terminal en Superior, Wisconsin.

Foto: Associated Press / Richard Tsong-Taatarii

Una sentencia judicial en camino

Ambas partes están a la espera de que la Corte de Apelaciones de Minnesota se pronuncie en las próximas semanas sobre una impugnación legal presentada por organizaciones de protección medioambiental así como pueblos indígenas, que quieren que los organismos reguladores del estado anulen la aprobación otorgada al proyecto.

Por otra parte, el gobierno de Biden se ha negado a cerrar el oleoducto Dakota Access, que es propiedad de otra empresa y fue objeto de grandes protestas cerca de la reserva de Standing Rock, en las Dakotas, entre 2016 y 2017.

En otra batalla jurídica en Michigan, la petrolera Enbridge está desafiando una orden de la gobernadora demócrata Gretchen Whitmer de cerrar su Línea 5 debido a la posibilidad de un derrame petrolero en un canal que une dos Grandes Lagos.

Enbridge, que actualizó en febrero el costo total previsto de la Línea 3, que ahora llega a los 7.300 millones de dólares, ha estado pregonando los beneficios económicos, incluyendo la creación de unos 4.000 puestos de trabajo al reanudarse las obras a gran escala.

Se espera que la Corte de Apelación de Minnesota se pronuncie el 21 de junio sobre si Enbridge ha demostrado adecuadamente la necesidad a largo plazo del proyecto.

La Comisión de Servicios Públicos aprobó el proyecto, pero tanto el Departamento de Comercio del estado, así como dos organizaciones indígenas y otros opositores sostienen que las proyecciones en la demanda de la petrolera canadiense no cumplían los requisitos legales.

Tanto Enbridge como la Comisión de Servicios Públicos afirmaron que las proyecciones son correctas.

Fuente: CBC / RCI / Adaptación RV

Titulares