1. Página de inicio
  2. Internacional
  3. Indígenas

El Papa no ofrece disculpas por el trato a los niños indígenas en Canadá

El Papa Francisco sentado en un sillón en Roma.

El Papa Francisco expreso su "dolor", pero no llegó a presentar sus disculpas por los abusos y muertes cometidas en las escuelas residenciales para niño indígenas en Canadá.

Foto: Reuters

RCI

En Roma, el Papa Francisco dijo el domingo 6 de junio que estaba dolido por el descubrimiento de los restos de unos 215 niños en los terrenos de una antigua escuela residencial para indígenas que fue operada por la Iglesia Católica en Kamloops, en la provincia de Columbia Británica y pidió el respeto de los derechos y la cultura de los pueblos indígenas.

El Papa instó a los líderes políticos y religiosos católicos canadienses a cooperar con determinación para aclarar este triste caso y a buscar la reconciliación y la curación. Francisco dijo sentirse cerca del pueblo canadiense, que ha quedado traumatizado por la impactante noticia.

Dirigiéndose a los peregrinos y turistas en la Plaza de San Pedro, el Papa sin embargo no llegó a expresar una disculpa directa, algo que muchos canadienses exigen a la Iglesia católica por su papel en las escuelas residenciales, que funcionaron entre 1831 y 1996 y fueron administradas por una serie de denominaciones cristianas en nombre del gobierno.

Los comentarios del Pontífice hablaron de sanación pero no de disculpa.

El triste descubrimiento hace que se tome conciencia de los dolores y sufrimientos del pasado. Ojalá que las autoridades políticas y religiosas de Canadá continúen colaborando con determinación para sacar a luz los detalles de esta triste historia y se comprometan humildemente en un camino de reconciliación y sanación, dijo el Papa.

Estos momentos difíciles representan un fuerte llamado dirigido a todos nosotros, para alejarnos del modelo colonizador y también de la colonización ideológica de hoy, y caminar juntos en el diálogo, en el respeto mutuo y en el reconocimiento de los derechos y valores culturales de todas las hijas e hijos de Canadá.

Zapatos de niños colocados en memoria de los 215 niños cuyos restos fueron hallados en Kamloops.

Tras el hallazgo de los restos de 215 niños en los terrenos de una escuela residencial para indígenas en Kamloops, se han llevado a cabo diversas manifestaciones denunciando esas muertes en todo Canadá.

Foto: Radio-Canada / Brian Morris

La jefa indígena Rosanne Casimir, de la Primera Nación Tk'emlúps te Secwépemc en la provincia de Columbia Británica, anunció el 27 de mayo el descubrimiento de lo que considera que son los restos de unos 215 niños enterrados en los terrenos de la antigua escuela residencial para indígenas en la localidad de Kamloops. Ese hallazgo hizo aún más visibles viejas heridas y aumentó la indignación en Canadá por la falta de información y responsabilidad.

Esa escuela residencial estuvo bajo el control de la Iglesia Católica desde 1890 hasta 1969. Los funcionarios de la Iglesia se han resistido hasta ahora a hacer públicos los registros relacionados con esa escuela.

Más de 150.000 niños de las Primeras Naciones, mestizos e inuit fueron obligados a la fuerza a asistir a las escuelas residenciales administradas por la Iglesia y financiadas por el gobierno entre los años 1870 y 1997. Miles de niñas y niños indígenas fueron víctimas de abusos, agresiones sexuales y desnutrición en lo que la Comisión de la Verdad y la Reconciliación denominó en 2015 como un acto de genocidio cultural cometido por el Estado canadiense.

El Papa Francisco habló dos días después de que el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, dijo que la Iglesia católica debe asumir sus responsabilidades en la gestión de muchas de esas escuelas.

El Papa no hizo ninguna referencia a la insistencia de Trudeau en que el Vaticano se disculpe y asuma su responsabilidad.

Rosanne Casimir.

La jefa de la Primera Nación Tk'emlúps te Secwépemc, Rosanne Casimir, en Kamloops, Columbia Británica.

Foto: La Presse canadienne / DARRYL DYCK

La líder indígena Casimir dijo que su Primera Nación quiere una disculpa pública de la Iglesia Católica. Los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, que dirigieron casi la mitad de las escuelas residenciales para indígenas en Canadá, aún no han publicado ningún registro sobre el internado en Kamloops, dijo ella.

El miércoles 2 de junio el arzobispo de Vancouver, Michael Miller, tuiteó su profunda disculpa y sus condolencias a las familias y comunidades que han sido devastadas por esta horrible noticia.

La Iglesia se equivocó indiscutiblemente al aplicar la política colonialista del gobierno [de Canadá] que tuvo como resultado la devastación de los niños, las familias y las comunidades.
Michael Miller, arzobispo de Vancouver.

Otras denominaciones cristianas, como las iglesias Unida, Presbiteriana y Anglicana han pedido disculpas por su papel en los abusos, al igual que el gobierno canadiense, que ha ofrecido una compensación.

Entre las numerosas recomendaciones de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, establecida por el gobierno entre 20080y 2015, figuraba la necesidad de una disculpa papal. En 2009, el papa de entonces, Benedicto XVI, se reunió con antiguos alumnos y supervivientes y les comunicó su angustia personal por su sufrimiento. Pero sus palabras no fueron descritas como una disculpa.

Fuente: CBC / RCI / Adaptación RV

Titulares