1. Página de inicio
  2. Justicia
  3. Indígenas

La ONU pide a Canadá que investigue el caso de las víctimas de las escuelas residenciales

Edificio de Naciones Unidas en Nueva York.

Edificio de Naciones Unidas en Nueva York.

Foto: afp via getty images / DANIEL SLIM

RCI

La Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas urgió este miércoles 2 de de junio a Canadá a hacer todo lo posible para encontrar toda la información posible sobre los niños indígenas que murieron en las escuelas residenciales, pidiendo una para descubrir los restos de los antiguos alumnos que pueden haber sido enterrados en tumbas sin marcar.« investigación exhaustiva »

Marta Hurtado, portavoz del organismo de la ONU, dijo que el gobierno federal debe redoblar sus esfuerzos para dar con el paradero de los niños desaparecidos tras una investigación preliminar en los terrenos de la antigua escuela residencial de Kamloops, en la provincia de Columbia Británica, que descubrió los restos de 215 niños estaban enterrados en ese lugar.

Los restos deben ser identificados y se deben realizar estudios forenses para garantizar la correcta identificación de los restos. Sin esto, la curación no es posible, dijo Hurtado en un comunicado.

La ONU dijo que el estremecedor y doloroso descubrimiento en Kamloops debería inspirar a Canadá a poner en práctica los pedidos de acción elaborados por la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, que incluía una sección sobre los niños indígenas desaparecidos e información sobre entierros.

En su histórico informe de 2015, los comisionados pidieron la creación de un registro de muertes de los escolares y un registro en línea de los cementerios de las escuelas residenciales, entre otras recomendaciones, para ayudar a las comunidades a documentar la pérdida de seres queridos.

Hurtado dijo que Canadá debe mejorar el mantenimiento de sus registros relacionados con los internados para dar a las familias y a las comunidades indígenas un mejor acceso a los documentos relacionados con los familiares desaparecidos y fallecidos.

Murray Sinclair, ex presidente de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación y senador retirado, dijo que hasta 6.000 niños podrían haber muerto en esas escuelas residenciales.

El mantenimiento deficiente de los registros

En una entrevista este 2 de junio, Sinclair dijo que es probable que esa cifra sea mucho mayor, pero que, debido a que el mantenimiento de los registros por parte del gobierno y de las diversas iglesias que administraron estos lugares ha sido tan deficiente que es difícil saber cuántos niños perecieron realmente.

La Iglesia Católica Romana, en particular, se ha negado a publicar muchos de sus documentos sobre las escuelas residenciales que se hallaban bajo su control, alegando las leyes de privacidad.

Mientras que otras iglesias, como la Anglicana y la Unida, han pedido disculpas por su papel en este sistema que los indígenas canadienses calificaron como genocidio cultural, los líderes de la iglesia católica sólo han expresado hasta ahora su dolor.

Zapatos de niña bajo la lluvia.

Los restos de niños de tan solo tres años forman parte del descubrimiento de los restos hallados en los predios de la escuela residencial de Kamloops, en Columbia Británica.

Foto: Radio-Canada / Matisse Harvey

Tras una exhaustiva investigación de seis años, la Comisión de la Verdad y la Reconciliación descubrió que la mayoría de estos niños murieron por desnutrición o enfermedad. Algunos de los niños que fueron obligados a permanecer en esas escuelas en los años 40 y 50 también fueron sometidos a experimentos científicos en los que se les privó de nutrientes esenciales y de cuidados dentales.

Las escuelas residenciales en Canadá fueron establecidas por el gobierno federal en el siglo XIX y la última cerró sus puertas en 1996. Unos 150.000 niños fueron forzados a permanecer en estas instituciones.

Los recursos se distribuirán "en base a la urgencia"

En declaraciones a la prensa este miércoles, la ministra de Relaciones entre la Corona y los Indígenas, Carolyn Bennett, dijo que el gobierno canadiense ya había destinado unos 33 millones de dólares en su presupuesto de 2019 para implementar las recomendaciones de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación relacionadas con los lugares donde fueron enterrados los niños indígenas.

Muy poco de ese dinero ha sido gastado hasta la fecha, ya que todavía quedan unos 27 millones de dólares disponibles para ayudar a las comunidades indígenas a encontrar y conmemorar a los niños desaparecidos.

Bennett dijo que ese dinero será distribuido de acuerdo a la urgencia en colaboración con el Centro Nacional para la Verdad y la Reconciliación, con sede en Winnipeg, y las comunidades indígenas que estén interesadas en encontrar los restos de los niños desaparecidos.

Durante un debate en la Cámara de los Comunes sobre el hallazgo de los restos de los niños en Kamloops el 1 de junio, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, prometió el apoyo del gobierno federal para preservar las tumbas y descubrir otros posibles cementerios sin ninguna indicación en otras antiguas escuelas residenciales.

Trudeau subrayó la necesidad de que las comunidades indígenas decidan por sí mismas cómo quieren proceder. El ministro de Servicios Indígenas, Marc Miller, se hizo eco de ese sentimiento durante una conferencia de prensa este miércoles 2 de junio, señalando que Ottawa está caminando al ritmo de las comunidades.

Sé que la gente está ansiosa por obtener respuestas sobre lo que haremos a nivel nacional. La realidad es que esto es algo que nos dictarán las comunidades afectadas, dijo Miller, quien añadió que el gobierno de Canadá tiene la intención de desarrollar los protocolos culturalmente apropiados en honor a los niños indígenas desaparecidos.

Fuente: CBC / J. P. Tasker / RCI / Adaptación RV

Titulares