1. Página de inicio
  2. Justicia
  3. Indígenas

Candidata a enfermera no era supervisada el día que murió Joyce Echaquan

Una foto de Joyce Echaquan

Continúan las sesiones de la investigación sobre la muerte de la indígena canadiense Joyce Echaquan, ocurrida en el Hospital de la pequeña ciudad de Joliette, en la provincia de Quebec.

Foto: Facebook

RCI

Los aspirantes a enfermeros en el hospital de Joliette, en la provincia de Quebec, trabajan a menudo sin supervisión, en contra de lo que exige su código profesional, según el testimonio escuchado en la investigación forense sobre la muerte de la indígena canadiense Joyce Echaquan.

Ese fue también el caso de la aspirante a enfermera que tenía a su cargo a Echaquan el día que murió en el hospital de Joliette.

Una aspirante a enfermera es aquella persona que ha terminado los estudios de la carrera de enfermería y se encuentra a la espera de que la orden provincial de enfermeras le conceda el permiso para ejercer el oficio.

Joyce Echaquan, una indígena atikamekw de 37 años, fue objeto de insultos racistas por parte del personal de enfermería el día en que murió en el hospital, el 28 de septiembre de 2020.

Esos insultos, transmitidos en directo por video en la red social Facebook, desataron una oleada de indignación en toda la provincia. Actualmente se está llevando a cabo una investigación forense para determinar exactamente qué fue lo le ocurrió el día de su muerte.

Tres enfermeras que intentaron resucitar a Joyce Echaquan prestaron declaraciones este martes 25 de mayo.

Una de ellas dijo que la candidata a enfermera que trabajaba ese día tenía varios casos graves a su cargo y no contaba con el apoyo necesario, dado su nivel de experiencia.

No debería haber tenido a su cargo a una paciente tan inestable, dijo la enfermera, cuya identidad se encuentra protegida por una prohibición de publicación de esa información.

La enfermera atestiguó que a las candidatas a enfermeras se les suele dar las mismas responsabilidades que a las enfermeras que tienen décadas de experiencia.

El doctor Jacques Ramsey, que copreside la investigación, señaló que a los candidatos a enfermeros se les debe asignar un mentor a tiempo completo encargado de la supervisión, según la Ley de Enfermería de Quebec.

Una enfermera dijo que el dejar a las candidatas a enfermeras sin supervisión ya ocurría cuando empezó su carrera hace 10 años. Pero con la escasez de personal, a las candidatas a enfermeras se les asignan rutinariamente tareas normalmente reservadas a enfermeras con experiencia, y tampoco tienen una persona a la que puedan acudir para resolver interrogantes, declaró.

La abogada Gehane Kamel al micrófono, con una máscara, en un tribunal.

La jueza de instrucción Gehane Kamel da inicio a la tercera semana de audiencias sobre la muerte de Joyce Echaquan, que se llevan a cabo en la pequeña ciudad de Trois-Riviéres, en la provincia francófona de Quebec.

Foto: Radio-Canada / Marie-Laure Josselin

Retraso en el traslado a la sala de resucitación

Las enfermeras dijeron que se sorprendieron cuando Echaquan fue llevada a la unidad de reanimación.

La candidata a enfermera había llamado para pedir el traslado de Echaquan a esa unidad porque la paciente se encontraba inmovilizada y su estado de salud requería una vigilancia constante.

Pero cuando Echaquan llegó, ella apenas respiraba, dijo la segunda enfermera que testificó este martes 25 de mayo.

No esperábamos una paciente en condición inestable, sino una paciente inmovilizada que necesitaba observación.
Una cita de Testimonio de una enfermera.

Esta distinción provocó un retraso de 11 minutos, antes de que comenzaran los esfuerzos de reanimación. Su muerte fue confirmada 45 minutos después.

Hicimos todo lo que pudimos para salvarla, dijo una enfermera.

Los comentarios racistas

La tercera enfermera que dio testimonio este martes 25 de mayo, que ya no trabaja en el Hospital de Joliette, dijo que ya había escuchado comentarios racistas de parte de sus colegas, incluyendo de la enfermera que fue grabada por Echaquan en un video.

Otro elemento en los testimonios de la jornada señaló que la enfermera que aparece en el video, que le dijo a Echaquan que estaría mejor muerta y la llamó jodida idiota, también había hecho comentarios sobre una joven paciente siria durante un triaje, unos años antes.

Durante su testimonio del martes, la enfermera dijo que había llamado a un intérprete en lengua árabe para que le ayude a hacer preguntas a la paciente siria y a sus padres.

Según el testimonio, al cabo de 30 minutos, la otra enfermera, que aparece en el video insultando a la indígena fallecida, le dijo has tardado demasiado tiempo con ellos, no se lo merecen, ellos no son de aquí.

No podía creer que una enfermera hubiera dicho eso, dijo la declarante a la abogada Géhane Kamel, quien lleva a cabo la investigación. La enfermera informó inmediatamente del incidente a su superior, pero nunca tuvo respuesta a sus declaraciones.

Hija y padre se reconfortan tras el fallecimiento de la esposa y madre de siete niños  Joyce Echaquan.

Carol Dubé, marido de la fallecida Joyce Echaquan, y su hija Maria Wasianna Echaquan Dubé durante las audiencias públicas que investigan la muerte de la mujer indígena en un hospital de la provincia de Quebec.

Foto: Radio-Canada / Capture d'écran

Tres pacientes que prestaron declaraciones este martes también indicaron que el día en que murió Echaquan escucharon un lenguaje muy crudo y ofensivo.

Una madre y un padre que acompañaban a su hijo en el hospital aquel día dijeron haber escuchado a las enfermeras calificar a las mujeres indias de promiscuas y que sólo servían para tener hijos.

Annie Desroches , otra paciente que se encontraba hospitalizada en una cama cerca a Echaquan en la mañana del 28 de septiembre, lloró durante todo su testimonio, mientras relataba cómo Echaquan le había prestado su teléfono móvil para que ella pudiera llamar a su hijo.

Desroches dijo que cuando Echaquan empezó a gritar de dolor, las enfermeras le dijeron con impaciencia que se calmara. Al parecer, una enfermera le dijo vamos a inyectarte [con analgésicos] y dormirás como una piedra.

Cuando eres enfermera, se supone que debes proteger y reconfortar a los pacientes para que se sientan mejor, dijo. Nada de esto es aceptable, concluyó.

La enfermera en cuestión negó haber dicho esto durante su testimonio la semana pasada.

Fuentes: CBC / J. Page / RCI / Adaptación RV

Titulares