1. Página de inicio
  2. Política
  3. Inmigración

Residencia permanente para familiares de víctimas de dos tragedias aéreas

Los retratos de las víctimas de la catástrofe aérea en una mesa con velas.

Una ceremonia para conmemorar a los miembros de la comunidad iraní de Manitoba que murieron cuando el vuelo 752 de Ukaranian Airlines fue derribado cerca de Teherán.

Foto: Radio-Canada / Tyson Koschik

RCI

Los familiares de las personas fallecidas en dos recientes catástrofes aéreas que tenían vínculos con Canadá podrán obtener la residencia permanente en virtud de un nuevo programa lanzado el 13 de mayo por el gobierno federal.

La nueva política se aplica a los familiares de quienes eran ciudadanos canadienses o residentes permanentes cuando murieron a bordo del vuelo 302 de Ethiopian Airlines o del vuelo 752 de Ukraine International Airlines.

La política también se aplica a los familiares de las víctimas que eran ciudadanos extranjeros en el momento de las catástrofes y que ya habían sido considerados elegibles en sus solicitudes de residencia permanente en Canadá.

Esta medida dispuesta por Ottawa permitirá a esos familiares que ya están en Canadá solicitar la residencia permanente hasta el 11 de mayo de 2022.

El gobierno canadiense informó que también está ampliando una política existente que permite a ciertos familiares de las víctimas del vuelo 752 obtener la residencia temporal en Canadá.

Una familia posa para una foto frente a las cataratas del Niágara.

Paul Njoroge apenas puede mirar esta foto familiar de una visita familiar a las cataratas del Niágara. Su esposa Carolyne, su hija Kellie, su hijo Ryan, su hija menor, Rubi, y su suegra perdieron la vida cuando el vuelo 302 de Ethiopian Airlines se estrelló el 10 de marzo de 2019.

Foto: La famille Njoroge

El vuelo 302 de Ethiopian Airlines se estrelló seis minutos después de despegar del aeropuerto internacional de Addis Abeba en marzo de 2019, matando a 157 pasajeros, entre ellos 18 canadienses y muchos otros con vínculos con Canadá. Ese accidente fue atribuido a un sistema de control de vuelo defectuoso provocado por los datos erróneos de un sensor en el avión Boeing Max 737 Max 8, cuyos vuelos fueron suspendidos en todo el mundo después del accidente.

El vuelo 752 de Ukraine International Airlines fue derribado en enero de 2020 por fuerzas militares iraníes poco después de despegar del aeropuerto de Teherán, durante un periodo de alta tensión militares en la región después de que Estados Unidos asesinó a un alto oficial militar iraní. Los 176 pasajeros a bordo murieron, entre ellos 55 ciudadanos canadienses, 30 residentes permanentes y muchos otros con vínculos con Canadá.

En una conferencia de prensa en Ottawa el 13 de mayo, el ministro de Inmigración, Marco Mendicino, dijo que la nueva política es una muestra de compasión que permitirá a los familiares de las víctimas reunirse permanentemente con la familia que ya está en Canadá. También enmarcó esa medida como una muestra de apoyo a las familias de las víctimas del vuelo 752 en su empeño por responsabilizar a las autoridades iraníes de la catástrofe.

Creemos que al presentar esta política pública estamos demostrando nuestra solidaridad con las familias en sus esfuerzos por buscar justicia, y también estamos demostrando compasión en un momento que ha sido extraordinariamente difícil, dijo Mendicino.

Muchos familiares de las víctimas ya están en Canadá

La nueva vía para obtener la residencia permanente responde a una demanda formulada por muchos familiares iraníes de las víctimas del vuelo 752 que llegaron a Canadá tras la catástrofe para guardar el luto con la familia, organizar los funerales, ocuparse de las finanzas y vaciar sus casas y que se quedaron después en el país debido a la pandemia del Covid-19.

Otros huyeron a Canadá como refugiados, o para pedir asilo, tras enfrentarse a las amenazas e intimidaciones de las autoridades iraníes por exigir respuestas tras el derribo del vuelo 752.

Mendicino dijo que estas familias le dijeron que quieren quedarse a vivir en Canadá.

El dolor y la angustia son reales y continuos. Cuentan sus historias y describen cómo sus seres queridos ya no están. Y lloran su pérdida, cuyas vidas fueron arrebatadas de forma tan cruel. Las familias sufren y siguen haciendo preguntas. Hoy, el gobierno está dando un paso para ayudar a curar algunas de esas heridas.
Marco Mendicino, ministro de Inmigración de Canadá.
Marco Mendicino hace declaraciones frente a un micrófono en un salón en Ottawa.

El ministro federal de Inmigración, Marco Mendicino.

Foto: La Presse canadienne / Sean Kilpatrick

¿Quién puede acogerse al programa?

Según el Ministerio de inmigración, pueden acogerse a este programa las personas que se encuentran actualmente en Canadá y son cónyuges o parejas de hecho de las víctimas canadienses de los vuelos ET302 o PS752.

Los solicitantes también pueden optar a este programa si son hijos, nietos, padres, abuelos, hermanos (incluidos los medio hermanos), tíos o sobrinos de las víctimas canadienses, o de sus cónyuges o parejas de hecho.

El programa excluye a los familiares de las víctimas que fueron estudiantes internacionales en Canadá y a aquellos que no se encuentran actualmente en territorio canadiense.

Mendicino dijo que el gobierno está estudiando la manera de que los familiares que no están en Canadá obtengan la residencia permanente, y les animó a solicitar asilo si temen por su seguridad.

Fuente: CBC / RCI / Adaptación RV

Titulares