1. Página de inicio
  2. Economía
  3. Mercado inmobilario

Autoridades proponen elevar exigencias para obtener préstamos para comprar una vivienda

Casas en venta en Canadá

En medio de la pandemia, en Canadá los precios de las viviendas no han dejado de aumentar.

Foto: Radio-Canada / Claudiane Samson

RCI

La Superintendencia de Instituciones Financieras de Canadá propone elevar el nivel de la prueba de resistencia de las hipotecas al 5,25%, lo que representa dos puntos porcentuales por encima de las tasas promedio de préstamo en el mercado, o la que sea más alta.

La Superintendencia de Instituciones Financieras de Canadá propone elevar el nivel de la prueba de resistencia de las hipotecas al 5,25%, lo que representa dos puntos porcentuales por encima de las tasas promedio de préstamo en el mercado, o la que sea más alta.

Se trata de un aumento con respecto al 4,79%, que es la tasa promedio actual entre las mayores instituciones de préstamo canadienses.

El cambio introducido el jueves por el principal regulador bancario de Canadá (Superintendencia de Instituciones Financieras de Canadá por sus siglas en inglés) significa que los prestatarios tendrán que demostrar que tienen el suficiente nivel de ingresos como para pagar un préstamo a ese tipo más alto, independientemente del monto que el prestamista esté dispuesto a prestarles.

Esta medida hará más difícil obtener un préstamo hipotecario para quienes no tengan la solvencia adecuada, lo que reduciría parte de la presión al alza de los precios de la vivienda en el país.

El regulador dice que está solicitando a las partes interesadas que presenten sus propuestas hasta el 7 de mayo, antes de que las nuevas normas entren en vigor para los préstamos no asegurados a partir del 1 de junio.

Una medida para calmar el frenesí del aumento de precios

Conocidas coloquialmente como la prueba de resistencia, las normas entraron en vigor a principios de 2018 y tuvieron el efecto de calmar lo que en ese momento era un frenético mercado inmobiliario donde los precios no dejaban de aumentar. Tras el anuncio de esas medidas, a finales de 2017, hubo una oleada de compras de última hora por parte de personas que buscaban evitar los efectos de las nuevas medidas.

Aunque las normas, conocidas oficialmente como Directrices B-20, tienen varias facetas, éstas se reducen esencialmente a un principio: los posibles compradores de vivienda tienen que demostrar que sus finanzas pueden cubrir sus pagos de hipoteca en caso de que se produzca un aumento de las tasas por encima de las que se hallaban en vigor al momento de firmar la hipoteca.

El porcentaje de prueba se fijó en dos puntos porcentuales por encima de las tasas de interés hipotecario ofrecidas o también el promedio a cinco años de las tasas de interés de préstamos de los grandes bancos de Canadá, eligiéndose para esa prueba la tasa más elevada entre las dos opciones.

En la práctica, la tasa promedio de cinco años ha sido el nivel de prueba que se ha exigido a la mayoría de los prestatarios no asegurados, ya que las tasas del mercado han estado muy por debajo de dos puntos porcentuales de ese nivel durante casi todo el periodo de existencia de la prueba de resistencia.

Actualmente en Canadá, la tasa promedio de las hipotecas de los grandes bancos a cinco años es del 4,79%, pero no es difícil encontrar un préstamo a la mitad de ese tipo, algo más del 2%, si se busca.

Dos carteles anunciando una casa en venta en una calle de los suburbios de Montreal.

Afiches anunciando la puesta en venta de viviendas. La llegada de la primavera también aumenta el ritmo de la compora y venta de bienes inmobiliarios en Canadá.

Foto: Radio-Canada / Ivanoh Demers

A una tasa de préstamo del 2%, una hipoteca de 300.000 dólares a 25 años costaría 1.270 dólares al mes. Pero si esa tasa aumenta al 4,79%, el nivel actual fijado por los grandes bancos canadienses, esa mensualidad subiría casi 500 dólares al mes, llegando a los 1.709 dólares de pago mensual. Esto representa un aumento de casi el 35% del presupuesto mensual del prestatario.

Con un 5,25%, que es el la nueva tasa de interés de la prueba de resistencia, la cuota mensual se dispararía a 1.788 dólares al mes.

Si los números demuestran que las finanzas de un prestatario no podrían soportar un aumento significativo de las tasas de interés, esto significa que el prestatario no supera la prueba de resistencia y la institución financiera no puede prestarle dinero.

La Superintendencia de Instituciones Financieras de Canadá se encontraba estudiando la posibilidad de establecer algún otro tipo de referencia para la prueba de resistencia antes de la aparición del Covid-19, pero la pandemia hizo que esos planes tengan que ser archivados.

Además de establecer una tasa más alta, el OSFI también dice que planea revisar la calibración de la tasa de calificación al menos una vez al año para asegurarse de que siga siendo apropiada para los riesgos del entorno.

La medida del OSFI de aumentar en dos puntos la tasa de prueba de resistencia se produce en momentos en que el precio promedio de una vivienda en Canadá aumentó un 25% entre febrero de 2020 y 2021.

Se prevé un aumento de la compra de viviendas a corto plazo

Este aumento de los precios de la vivienda en Canadá, que castiga a los canadienses que quieren comprar su primer techo propio, ha provocado una avalancha de peticiones para que los responsables políticos intervengan de nuevo y se aseguren de que los prestatarios no se metan en problemas financieros a causa de la especulación inmobiliaria.

Las actuales condiciones del mercado inmobiliario canadiense pueden poner a los prestamistas en una situación de mayor riesgo financiero, dijo el OSFI en un comunicado el jueves. El OSFI está tomando medidas proactivas en este momento para que los bancos sigan siendo resistentes.

Aunque el objetivo del regulador canadiense es garantizar la estabilidad del sistema bancario, James Laird, cofundador de Ratehub.ca y presidente de la correduría hipotecaria CanWise Financial, dice que, en última instancia, la medida puede ser lo mejor para los compradores de vivienda.

Un trabajador en un edificio en construcción.

Uno de los problemas en la construcción de nuevos edificios de apartamentos en las grandes ciudades es que no se construyen apartamentos para familias con niños, prefiriéndose más bien construir apartamentos para personas solas.

Foto: Radio-Canada / Ivanoh Demers

A corto plazo, este cambio hará más difícil para quienes compran una vivienda por primera vez contraer un préstamo hipotecario, dijo Laird, añadiendo que la medida tendrá el efecto de reducir el poder adquisitivo de los compradores en alrededor de un cinco por ciento una vez que esté en vigor en junio.

Sin embargo, si esta política tiene el efecto deseado de frenar la apreciación del valor de la vivienda, puede ser algo bueno para los compradores de primera vivienda a largo plazo, añadió Laird.

Sherry Cooper, economista jefe de Dominion Lending Centres, afirma que la medida puede reducir el frenesí de precios de la vivienda a largo plazo, pero a corto plazo es probable que ocasione una intensa actividad inmobiliaria en la primavera de este año.

Fuentes: CBC / P. Evans / RCI / Adaptación RV

Titulares